"Ahora vamos a tratar de ganar todo lo que se presente"

A un año de tomar el timón del fútbol de La Academia y en plena fiesta, Fernando Marín piensa en el futuro
(0)
29 de diciembre de 2001  

El mediodía posterior al gran estallido lo encuentra exultante. A Fernando Marín , el hombre que hace hoy un año recibió de manos de la Justicia el gerenciamiento de Racing y que acaba de ver concretado su gran sueño, casi no hace falta hacerle preguntas. "Estoy muy contento, por si no se nota...", le dice a LA NACION en las oficinas de Blanquiceleste SA, casi como quien revela una confidencia. "Lo que siento sólo lo puede comprender un hincha de Racing. Y haber sido parte de esto es un orgullo incomparable. Cuando terminó el partido con Vélez pensé mucho en mi madre, María Luisa, la China, que era muy hincha de Racing."

Sigue, solo. "¿Querés saber cuándo supe que éramos campeones? Con el gol de Bedoya a River . Ahí ya no dudé. Y el momento de mayor bronca fue el partido con Banfield, cuando hicimos dos golazos legítimos que no nos cobraron..."

Se sienta sin que se le borre ni por un segundo la sonrisa. Y recuerda. "Cuando presentamos este proyecto nos pusimos metas. Me propuse que en dos años íbamos a ganar un título, y ese desafío fue un incentivo para llegar. Se aceleraron los tiempos, claro...

-¿Lo esperaba tan rápido?

-Después de zafar del descenso pensamos en pelear muy arriba. Ahora, el muy arriba podía ser tercero, segundo o primero. En el fondo del Marín optimista estaba esto, pero no en la lógica. Había que ensamblar la orquesta, y eso lo pudo el técnico y el hambre de los jugadores, que pusieron todo. Esa fue la mayor virtud. No le podés pedir a este equipo un juego bonito.

-¿Es la asignatura pendiente?

-Jugó con garra, con lucha. Pero cuando se pudo tranquilizar, también jugó bien. Como contra Gimnasia y San Lorenzo. Lo bueno de Merlo es la constante de transmitir esa solidaridad. ¿Que River es más vistoso? Bueno, con los vistosos no se ganan campeonatos. Y la hinchada fue la protagonista más grande. Con ella era como entrar con el colectivo 60 en la cancha.

-Merlo sorprendió a muchos. ¿A usted también?

-No, nunca dudé de él. Yo traté con dos técnicos y con otros en la intención. Allá por agosto de 2000, cuando todo estaba en proyectos, Jorge Berrio (el asesor deportivo) me habló de Manuel Pellegrini; pero habría sido demasiado fuerte políticamente para el hincha recibir un técnico extranjero, no rutilante y desconocido. Con quienes hablé yo fue con Oscar Ruggeri y con Omar Labruna. De Merlo me decidieron su honestidad y su convicción ganadora.

-¿Cómo tomó los rumores de arreglo de partidos de Racing?

-Son bol... que pueden existir en cualquier deporte. Hay envidia, mediocridad, impotencia, y cuando la impotencia sale a la luz, se intenta jod... de cualquier manera.

-¿Qué metas tienen ahora?

-Ya no está por delante el tema de los años sin títulos. Ahora somos el adversario por vencer, como uno más: se acabó esa "solidaridad" de los que no son de Racing y querían que salieramos campeones. Vamos a tratar de ganar todo lo que se presente.

-¿Esto potencia el gerenciamiento en otros clubes?

-Se demostró que haciendo las cosas bien el gerenciamiento es viable.

-¿Cómo vive el choque de esta alegría con el momento tan difícil que atraviesa el país?

-El fútbol no está ajeno a lo herido que está el país. Tiene que sanearse. No hay más espacios para prometer primas, sueldos y premios inalcanzables. Y para el país es un momento de transición. Estábamos como un bote sin remo, había una suerte de desgobierno. Ahora es como que nos alcanzaron los remos y hay que ver para dónde remamos.

-¿Harán incorporaciones?

-Para este campeonato seguramente mantendremos este plantelSi hubiera dos bajas incorporaríamos dos, pero me tengo que reunir con Merlo para esto.

-¿Lo llamó Mauricio Macri?

-Sí, anoche, desde Punta del Este. "Te felicito, Fernando. Estarás como loco" , me dijo. Como lo felicité yo cuando ganó él.

-¿Cómo ve a los dirigentes de fútbol?

-Nunca fui a una reunión de comité ejecutivo de AFA, pero sí hablé mucho con Julio Grondona, un dirigente que logró muchísimo para el fútbol argentino. ¿Que tiene cuestionamientos? ¿Cómo no tenerlos en un fútbol tan dinámico durante 22 años? Como hincha de Racing no olvido que esta AFA aprobó el gerenciamiento y que eso hizo posible rescatar a Racing. Y otros casos, como el del interventor Héctor García Cuerva, que me parece impecable.

-¿En qué lugar está esto entre sus mayores satisfacciones?

-En el primero, lejos. A nivel personal, superado únicamente por el amor a mi familia... De lo logrado en mi vida profesional, en la pasión y en el sentimiento fuera de lo familiar, no habrá nada que lo iguale. Nada. Ni nadie.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.