Al borde del abismo

La eliminación en la Copa Libertadores fue un golpe durísimo; se redujo el crédito de Pellegrini; si River no logra una victoria frente a Boca en el clásico, el DT daría un paso al costado
(0)
29 de mayo de 2003  

Manuel Pellegrini tiene muy claro que, luego de la derrota de anteanoche en Cali, frente a América, por 4 a 1, que dejó fuera de la Copa Libertadores a River en los cuartos de final, su futuro como director técnico del equipo millonario está jaqueado. River no sólo fue eliminado: jugó mal y, encima, repitió viejos errores disciplinarios que derivaron en las expulsiones de tres jugadores; dos de ellos, los hermanos Husain, por agredir a rivales en medio de un tumulto generalizado.

¿Se va Pellegrini del club de Núñez? Es la primera pregunta que surge. Su situación, hoy, es incómoda. La Libertadores era el gran objetivo, fundamentalmente, por la interpretación del gusto de los hinchas. Por eso, una derrota en el superclásico del domingo próximo, frente a Boca, en la Bombonera, podría ser la puñalada final para un Pellegrini seriamente herido.

Ante esta situación, y conociendo la forma en que se ha manejado el entrenador, podría aventurarse una sensación: si el conjunto de Núñez cae ante los xeneizes, el director técnico estará al borde de presentar su renuncia al cargo.

Para entender un poco más ésto, vale retroceder en el tiempo y contar un hecho que quedó prácticamente oculto por los resultados deportivos. El 27 de febrero último, River jugaba en el Monumental ante Libertad, por la primera etapa de la Copa. La realidad del equipo era dura: venía de igualar ante Newell´s (2-2), y de perder ante Deportivo Cali (0-2) y Vélez (0-1) en los tres primeros partidos del año. El equipo millonario perdía 1 a 0 y faltaban 25 minutos para el final. Más tarde surgió la infidencia desde el seno de la dirigencia: si River hubiera perdido, Pellegrini hubiese renunciado. Finalmente, dos goles de Esteban Fuertes y uno de Luis González sellaron el 3 a 1 y, a partir de allí, el conjunto de Núñez hilvanó una serie exitosa de 18 partidos, sólo interrumpida por una caída ante Emelec, en Ecuador. Todo quedó en el olvido; es más, River se transformó en un equipo con identidad futbolística y proyección.

Pero el durísimo golpe recibido en Cali removió la tierra. Los máximos dirigentes respaldan a Pellegrini porque lo contrario implicaría sumar dificultades, pero no olvidan que en la intimidad, hace tiempo, el ingeniero les confesó: "Si no gano un título, me voy".

El torneo Clausura es lo que le queda por delante a River, con el clásico como primera prueba. Lo mejor que podría pasarles al equipo y a Pellegrini sería vencer a Boca, salir campeón del Clausura y que el conjunto xeneize no se alce con la Libertadores. ¿Alcanzará esto para apagar el fuego? Sólo el tiempo lo dirá.

Es casi un hecho que el club francés Olympíque Marseille hará una importante oferta, que rondaría los 10.000.000 de dólares, por Andrés D´Alessandro. La semana próxima formalizaría el pedido. El acercamiento lo hizo el representante Adrián Castellanos.

La palabra de Pellegrini

  • "Perdimos porque cometimos muchos errores deportivos y extradeportivos. Así y todo, estuvimos a un gol de los penales cuando nos pusimos 1-3"
  • "De las equivocaciones vamos a hablar en la intimidad. Este momento se supera con tranquilidad. Debemos recuperarnos rápido para enfrentar a Boca"
  • "Quedamos golpeados porque estábamos muy ilusionados con llegar más arriba. El equipo estaba preparado para alcanzar instancias superiores en la Copa"
  • Olympique quiere a D’Alessandro

  • Es casi un hecho que el club francés Olympíque Marseille hará una importante oferta, que rondaría los 10.000.000 de dólares, por Andrés D’Alessandro. La semana próxima formalizaría el pedido. El acercamiento lo hizo el representante Adrián Castellanos.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.