Al final, el empate se festejó

En River, la derrota de Boca en Liniers aplacó la bronca por la deslucida tarea, atribuida al cansancio físico
Javier Reyes
(0)
5 de mayo de 2003  

Ya habían quedado dos puntos en la pelea por el título con Boca. En el vestuario de River había mucho malestar porque la sombra negra, Chicago, otra vez les había jugado una mala pasada.

Sin embargo, desde los televisores, ubicados en el gimnasio de los vestuarios del equipo local, una explosión surgió del interior. Era el grito de Claudio Husain, que gritaba los goles de su ex club. Vélez le ganaba por 2 a 0 a Boca en Liniers. El turco mayor no habló, seguía petrificado frente a la pantalla.

Un rato antes Eduardo Coudet, con una amplia sonrisa encaró a los periodistas que estaban en la pista de atletismo del Monumental. "No hay que dramatizar. Por ahí, dentro de un rato, seguimos siendo punteros del Clausura", apuntó el volante. El presentimiento no le falló.

Sobre el error que cometió el arquero Buljubasich en el gol del empate del conjunto de Mataderos, el Chacho sostuvo: "Fue un error de un compañero, pero también me equivoqué yo, cuando tuve una clara oportunidad para definir y mandé la pelota afuera. Si convertía, ahora estaríamos a tres puntos del segundo".

El volante expresó su bronca por el empate como local. "River creó muchas situaciones y no acertamos a la hora de definir. Veníamos con una buena racha de triunfos que queríamos alargar, pero no pudimos. Nos duele porque dejamos dos puntos en nuestra casa, donde siempre nos queremos hacer más fuertes", sentenció.

Sobre el desgaste físico, Coudet aseguró: "Sentimos el rigor del partido del jueves -se refería al enfrentamiento con Corinthians, por los octavos de final de la Copa Libertadores-, pero fuimos merecedores del triunfo. A veces, las cosas salen así. Sin merecerlo quedan dos puntos en el camino".

Luis González apoyó a Buljubasich, como lo hicieron todos sus compañeros.

"No es el momento para buscar culpables. Cuando las cosas salen bien, todos somos responsables y cuando no salen, también todos somos responsables. Tampoco hay que dramatizar tanto. Fue una circunstancia del juego y se le dio al rival, nada más. Tuvimos muchas situaciones para concretar, pero no pudimos," analizó el volante que unos minutos después no tomó en forma tan negativa la igualidad ante Chicago. Claro, la caída de Boca apareció en el camino.

Maximiliano López le atribuyó la deslucida labor de River al cansancio. "Estamos peleando en los dos frentes y se notó. Chicago tiene toda una semana para preparar un partido", puntualizó el delantero.

Buljubasich asumió el error

El arquero de River, José María Buljubasich, realizó una autocrítica en el gol de Chicago que derivó en el empate y no le permitió a su equipo sumar tres puntos. "No, no me sorprendió, me equivoqué. Me dio la sensación de que la pelota iba para la izquierda y fue para la derecha. Después la quise sacar, pero no pude. Fue un error mío. Cuando se cometen errores hay que asumirlos", dijo.

Y continuó narrando su equivocación: "Que me haya parecido una cosa, en este momento poco importa. Lo que sí me interesa es que por un error mío no pudimos mantener la racha que veníamos teniendo en los últimos partidos".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.