Al menos, el Ciclón sonrió al final