Mundial 2018. Al menos en fútbol, Rusia es territorio totalmente europeo

Varane ya cabeceó pese al intento de Stuani; será el primer gol de Francia frente a Uruguay
Varane ya cabeceó pese al intento de Stuani; será el primer gol de Francia frente a Uruguay Fuente: AFP
Sebastián Fest
(0)
6 de julio de 2018  • 23:00

NIZHNY NÓVGOROD.– Todo Mundial tiene su historia, ese momento especial que luego se recuerda por años y años. Son hitos que suelen darse en la final, aunque no siempre es así. Que Alemania fuera campeona derrotando a la Argentina hace cuatro años es una historia secundaria en comparación con el 7-1 de los germanos a los anfitriones brasileños en una semifinal. Y como el fútbol es muchas veces circular, quizás sea otra vez Brasil el partenaire a desgano del gran momento de Rusia 2018. Tal vez el partido en el que la joven Bélgica sacó del torneo al pentacampeón sea esa historia que se recuerde por décadas.

O quizás no, ¿quién sabe? Quedan aún seis encuentros y nueve días de Mundial, pero algo es seguro ya: el campeón será europeo. Bélgica dio ayer el gran golpe al derrotar con autoridad a Brasil por 2-1 en Kazán para regresar a las semifinales luego de 32 años. Francia , vencedora de Uruguay por 2-0 en Nizhny Nóvgorod, será su rival el martes en San Petersburgo por un lugar en la final de Moscú.

Emblema de la Europa multicultural, al igual que Francia, la Bélgica dirigida por el español Roberto Martínez llega a las etapas decisivas ratificando que es el equipo que mejor juega. Así como en los octavos de final remontó una derrota de 2-0 contra Japón para ganar por 3-2 en el último instante, ante Brasil aplicó un método diferente, el de la confianza contundente desde el inicio. Así, el Mundial repite, 12 años después, lo de 2006: cuatro europeos en las semifinales. Aquella vez fueron Italia, Alemania, Portugal y Francia. La llave de semifinales se completará este sábado, con los duelos Suecia-Inglaterra (desde las 11) y Rusia-Croacia (a las 15).

Resumen del partido Uruguay - Francia en el Mundial de Rusia 2018

01:19
Video

Bélgica, que no triunfaba sobre un equipo tan encumbrado desde hacía 16 años, perforó la mejor defensa del torneo –un solo gol en cuatro partidos–, anotando dos tantos en apenas media hora.

El primero fue en contra, a los 13 minutos. Fernandinho intentó despejar y metió la pelota en su propio arco. Fue el undécimo autogol en el Mundial, una cifra inusualmente alta. Como compensación, el 2-0 llegó a los 31 en forma de golazo.

Romelu Lukaku intercambió roles con Kevin De Bruyne. El delantero se adueñó de la pelota en su campo, se desembarazó de tres rivales a golpe de cadera y gambeta y cedió el balón al mediocampista a las puertas del área. De Bruyne alzó la vista en un microsegundo, calibró el objetivo y cruzó un tiro potente, pero sobre todo preciso, bien abajo y a la esquina derecha del arco de Alisson, cuya estirada sirvió solo para dar más dramatismo a la foto. Brasil intentaría recordar en los 15 minutos finales qué es Brasil. Por eso Renato Augusto anotó el descuento tres minutos luego de entrar en lugar de Paulinho, aunque enseguida fallaría un gol muy factible, en tanto que el arquero Courtois le sacaba un tiro envenenado a Neymar. Y eso fue todo, no hubo tiempo para más.

Bélgica, que cuatro años atrás cayó en los cuartos de final contra Argentina sin ser capaz de al menos empatar un partido que perdía desde el minuto ocho por un gol de Gonzalo Higuaín, mostró una maduración notable entre Brasil y Rusia. Muchos de sus jugadores son los mismos, jóvenes aún, pero mucho más experimentados y confiados bajo la guía de Martínez, un español que se formó como director técnico en el fútbol inglés.

Unas horas antes, la joven y también vistosa Francia derrotó a Uruguay casi sin sufrir en una tarde húmeda y cargada de nubes en el verano ruso que remitió inevitablemente a la Argentina. Por un lado, jugaba Francia, la selección que eliminó sufriendo al equipo de Jorge Sampaoli, y por el otro, se jugaba en Nizhny Nóvgorod, el escenario de la caída por 3-0 ante Croacia. La paradoja es que la inclasificable Argentina le haya hecho hace una semana a Francia mucho más partido que el ordenado y bien trabajado Uruguay ayer. Es fútbol, claro: la lógica no tiene garantizada la victoria.

Resumen del partido Brasil - Bélgica en el Mundial de Rusia 2018

03:44
Video

En el primer tiempo, Uruguay intentó armarse en forma mucho más compacta que la Argentina de Sampaoli, y lo logró, aunque la Francia de Didier Deschamps dominó claramente, una tendencia que fue intensificándose según avanzó el partido. Luis Suárez extrañó al lesionado Edinson Cavani, y más aún cuando, a los 39, Griezmann pateó un tiro libre como si tuviera un guante en el pie. Metió la pelota en el corazón del área y Raphaël Varane se anticipó, libre, sin marcas, para convertir de cabeza.

Francia era claramente más, y la cosa se acentuó cuando un disparo de media distancia de Griezmann tomó mal parado y desprevenido a Fernando Muslera, al que se le vencieron las manos. La pelota entró picando mansa para el 2-0. El gesto de los uruguayos en las tribunas era de velorio; un nene lloraba desconsolado. A diferencia de Willy Caballero frente a Croacia, a Muslera no lo dejaron solo tras el error, Diego Godín se acercó a alentarlo. "Voy a pedirle perdón a todo el pueblo y a todos mis compañeros", diría después el arquero de Galatasaray.

No había nada más que pudiera hacer Uruguay, que bastante hizo en el Mundial. Casi sin despeinarse, los "bleus" ya sueñan con la final, y lo mismo le sucede a la cada vez más estimulante Bélgica. Ya tuvo suficiente con que la despertara en las semifinales de 1986 la Argentina de Diego Maradona.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.