Al Mundial, Brasil le agregó otro dolor de cabeza: los Juegos