Aliento real para los españoles en el regreso

Los hinchas le dieron su apoyo al plantel en la llegada al aeropuerto de Barajas. Luego, los jugadores fueron recibidos por la Familia Real, que también les brindó un caluroso recibimiento; el rey Juan Carlos les dijo que deben seguir adelante
Los hinchas le dieron su apoyo al plantel en la llegada al aeropuerto de Barajas. Luego, los jugadores fueron recibidos por la Familia Real, que también les brindó un caluroso recibimiento; el rey Juan Carlos les dijo que deben seguir adelante
(0)
25 de junio de 2002  

MADRID.– La selección española de fútbol regresó ayer a su país tras quedar eliminada en los cuartos de final de la Copa del Mundo a manos de uno de los equipos locales, Corea del Sur, y fue recibida en forma calurosa por centenares de aficionados en el aeropuerto de Barajas.

Los numerosos hinchas, con banderas, carteles y cánticos alusivos a los jugadores, trataron de levantar el ánimo de los decepcionados futbolistas, que se mostraron abatidos al llegar luego de una nueva eliminación (en este caso, escandalosa) en los cuartos de final.

Los jugadores, tras 14 horas de vuelo desde Corea del Sur, fueron protegidos por fuerzas de seguridad mientras se encontraban en el edificio del aeropuerto, antes de encaminarse en un autobús especial al Palacio de la Zarzuela, donde fueron recibidos por el rey Juan Carlos.

El apoyo de los simpatizantes reflejó el sentimiento entre los españoles, que consideran que su equipo no mereció quedar eliminado, luego de vencer a Eslovenia, Paraguay y Sudáfrica en la etapa inicial; de superar a Irlanda por penales en cuartos, y de caer también desde los doce pasos ante Corea, luego de un par de fallos muy polémicos que lo perjudicaron.

España no alcanza las semifinales desde el Mundial de Brasil 1950.

“Este es el mejor regalo que podía recibir de vosotros”, les dijo el rey Juan Carlos a los hombres del seleccionado para agradecerles la visita apenas llegados a Madrid.

El monarca, que ayer celebró su santo acompañado por la familia real, recibió ayer a los integrantes de la selección y les dirigió unas palabras de ánimo tras su eliminación del Mundial, en las que dijo que “todos seguimos estando a vuestro lado.

“Hay que seguir adelante. Mucho ánimo. Hoy es mi santo y éste es el mejor regalo que podía recibir de vosotros”, agregó el rey al saludar uno por uno a los integrantes del cuerpo técnico, encabezado por José Antonio Camacho (junto con Fernando Hierro fue el único que recibió un abrazo), a los jugadores y a los dirigentes.

Juan Carlos estaba acompañado en el Salón de Audiencias de Zarzuela por la reina Sofía, el príncipe de Asturias, Felipe; los duques de Lugo, los duques de Palma, y sus dos nietos mayores, Felipe y Juan, que por primera vez tomaban parte en una audiencia de la familia real.

Juan Carlos, que habló por teléfono con Camacho minutos después de la eliminación española, le dirigió unas palabras especiales de apoyo a Joaquín Sánchez, el joven jugador de Betis que, tras ser una de las figuras de su equipo, falló el penal: “Joaquín, no sigas pensando mal de ti mismo, porque has jugado un partidazo. A veces fallamos en el peor de los momentos y eso es algo que nos pasa a todos los que hacemos deporte.

“Estamos muy cerca de todos vosotros, y, sintiendo no llegar a la final, seguimos estando a vuestro lado”, finalizó el rey. Los jugadores, que antes se habían fotografiado con él y su familia, respondieron con un cerrado aplauso.

“Nos sentimos recompensados por los hinchas y el recibimiento que nos dieron, lo mismo que por las palabras del rey. Al final, cuando uno da todo tiene que volver contento”, afirmó el defensor Miguel Nadal.

La audiencia se prolongó durante más de una hora y a la salida del recinto del Palacio de la Zarzuela, los jugadores recibieron los aplausos de aficionados que se congregaron allí para expresarles su simpatía y su apoyo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.