Almeyda tocó la defensa y la última línea mostró su peor versión