Américo Gallego

El entrenador aseguró que, al igual que la Academia, Independiente debe lograr un título, pero con otra receta: un juego más vistoso
El entrenador aseguró que, al igual que la Academia, Independiente debe lograr un título, pero con otra receta: un juego más vistoso
(0)
24 de julio de 2002  

Ante el inminente comienzo del Apertura, los reflectores más potentes le apuntaron a una camiseta roja. Independiente, que penó en los últimos certámes y que quedó comprometido con el descenso, ahora recobró el colorido de las luminarias y, renovado con figuras de renombre, se perfiló en la grilla como uno de los favoritos para el título. El DT Américo Gallego, de 47 años, no rehuyó tal responsabilidad, pero aquietó los ánimos y señaló el norte para el alicaído Rey de Copas.

-¿Ya te recuperaste de la mala campaña del último torneo?

-Cuando asumí era consciente de que en algún momento me iban a traer refuerzos. Desgraciadamente, las cosas no salieron bien al principio; levantamos el volumen de juego, pero no conseguimos ninguna victoria y terminamos últimos. La gente se sintió golpeada porque nunca estuvo tan abajo. Pero hay que dar vuelta la página. Estoy con las ilusiones renovadas porque me trajeron refuerzos importantes. Pero eso no quiere decir que vamos a salir campeones. El plantel, el cuerpo técnico y los dirigentes somos conscientes de que tenemos que pelear por el primer puesto. No nos tenemos que dejar estar mucho porque el sábado (ante Lanús) para nosotros es como una final.

-¿Independiente es un fierro caliente ?

-No sé. Pero sí es un equipo que tiene mucha presión, sobre todo yo. Desde el alambrado me lo hacen sentir. Ya lo sufrí en el final del torneo anterior. Quizás el hincha tiene derecho a reclamar, pero no comparto la agresión. Quisiera que toda esa ansiedad de la gente de Independiente se la tiren al contrario. Estoy seguro de que el sábado esto será una caldera. Acá tenemos que tirar para el mismo lado. No tiene que haber internas.

-Parecería que pedís calma...

-Siempre que puedo, lo hago. Quiero pedirles paciencia a los hinchas. No pensarán que el sábado, a los 20 minutos, vamos a ir ganando por 2 a 0. Se puede dar, y si no, espero que no se presione a los jugadores.

-¿Qué es lo más aceitado del equipo y lo que aún falta ajustar?

-Este es un plantel en formación, son casi todos nuevos. Con el agregado de que Milito viene de una recuperación de más de un año. En la defensa, salvo Milito, son todos nuevos, porque Franco nunca jugó en esa posición y, por ahora, lo estamos probando. Los laterales, que no me voy a cansar de decirlo, son los mejores del torneo local, son nuevos. Y Castagno Suárez también es nuevo. Así y todo la defensa está muy bien. Al arco llegamos con mucha claridad y nos falta un poquito de gol. A Silvera no tengo nada que reprocharle porque es un jugador de tirarse más para atrás, pero va a empezar a hacer goles.

-¿Qué déficit notaste cuando asumiste?

-La preparación física fue algo que le faltó a Independiente en los campeonatos anteriores. Cuando restaban 25 minutos el equipo mermaba en su capacidad física y eso le provocaba muchos dolores de cabeza.

-¿Es más difícil provocar una reacción desde lo futbolístico o desde lo anímico?

-Independiente venía mal de la cabeza . En el club hay grandes jugadores, pero les falta un poquito más de temperamento. Por ejemplo, yo quiero un equipo que no dé ninguna pelota por perdida, que gane cada pelota trabada. Por ahí pasaba el problema.

-¿Por eso tuviste que llevar adelante una depuración en el plantel?

-Yo fui claro, a los que estaban en ese momento les dije que tenían siete partidos para mostrarse y para decirle al técnico que se querían quedar. Algunos lo tomaron a conciencia, otros se entregaron por completo en cada entrenamiento y el que no lo hizo se tuvo que ir. Muchos se fueron por un tema contractual, como Prieto, Galván y Rocha. Ellos saben que yo les fui de frente y que me dolió mucho separarlos del plantel.

-¿Te sentís obligado a pensar en las dos puntas: el descenso y el campeonato?

-Mi frase es piano, piano , ya la patenté. Acá hay una confusión porque todos dan como candidato a Independiente. Nos reforzamos bien, es cierto, pero otros sumaron más que nosotros. Acá parecería que toda la presión es de Independiente. No. Vamos a tirarles la presión a Boca, River, San Lorenzo, Estudiantes, Lanús... Boca hizo seis incorporaciones y todas de primer nivel: Crosa, el Equi (Ezequiel González), Cascini, Sosa, Estévez, Donnet y, encima, volvió Ibarra. La presión tirénsela a quienes más compraron. Lo nuestro es un proyecto nuevo. Tenemos equipo para apuntarle al título, si no lo reconozco sería un loco. Uno siempre quiere ganar, pero el rival también...

-Hace unos días dijiste que no se puede salir campeón de cualquier manera. ¿Por qué?

-Siempre Independiente y Racing fueron distintos. Como lo son River y Boca o Central y Newell´s. Ojo, acá no hay que invalidar lo de Racing porque jugó de determinada manera, bien ganado lo tiene. Hay que repetir lo de Racing, pero con otro libreto. Capaz que algunos con más garrote ganaron más. Pero al hincha le gustan más los que juegan bien al fútbol. En Independiente yo no puedo jugar con dos N° 4 o con dos N° 3 porque me matan ...

Refuerzos en espera

Si bien se mostró más que satisfecho por las incorporaciones, el DT Américo Gallego espera otras caras nuevas por Independiente. La intención es sumar un delantero, un defensor y un mediocampista por derecha. Hoy podría definirse la llegada del volante de San Lorenzo Lucas Pusineri. El empresario Daniel Grinbank encabeza las conversaciones y acordaría la compra del 22 por ciento del pase del futbolista, que le pertenece a la entidad de Bajo Flores. Respecto del goleador, el que reúne las mejores posibilidades es el uruguayo Ismael Espiga, de Deportivo Maldonado. Ayer hubo una comunicación con el empresario Paco Casal y, también, la resolución sería inminente. Casi frustrada la llegada de Adrián González, marcador central de Banfield, el Rojo buscaría un zaguero paraguayo cuyo nombre no trascendió.

  • Independiente jugará hoy, a las 9.30, un amistoso ante un combinado de futbolistas libres. El cotejo se disputará en el predio Santo Domingo, en Villa Dominico, a puertas cerradas.
  • La seguridad y el corralito

    La charla se desvió de las cuestiones estrictamente futbolísticas y se detuvo en la crisis de la Argentina. El rostro de Américo Gallego cambió de manera súbita. "El país está muy mal. Me preocupa la seguridad. Yo hago 100 kilómetros por día y a veces salgo de mi casa pensando si voy a volver. Voy a los entrenamientos con el auto de mi hijo porque no llama tanto la atención y mi coche lo dejo guardado. Tengo mucho temor por mis hijos. Cuando salen uno piensa en tantas cosas... Ya no se salva nadie y en cualquier momento te la dan", manifestó el DT de Independiente.

    La referencia posterior fue para la situación económica. Idéntica decepción. "Espero que el corralito se libere de una vez. Más que el corralito me agarró el corralón. Se quedaron con mis ahorros de la época de jugador también. Eso lo tenía guardado para mis hijos. Pero gracias a Dios, a los que trabajamos en el fútbol no nos falta el plato de comida. Hay gente que ahorró toda la vida y ahora se quedó sin nada. Me sentí muy triste y no quería salir. Pero creo en el país y tengo todo acá. Espero que en las próximas elecciones no nos equivoquemos más".

    Respaldo total para Bielsa

    Frente a frente con Américo Gallego resulta imposible no mencionar al seleccionado argentino, que tantas veces defendió como jugador y como colaborador del DT Daniel Passarella. El entrenador de Independiente no titubeó y respaldó a Marcelo Bielsa: “Nadie le puede sacar méritos a lo que hizo. Por supuesto que tiene que seguir Bielsa. Y si no es él será Pekerman o Bianchi. No hay mucho más”.

    El Tolo también buscó proyectos alternativos. “Si vamos a salir de esos candidatos y se busca un proyecto a largo plazo hay que llamarlo a Ruggeri o a Gallego (risas). ¿O yo no estoy igual que el Cabezón? Mirá que juntos hemos ganado mucho en River y en la selección. ¿Cuántos años tiene Ruggeri en la selección? Ocho. Y bueno, yo tengo ocho más los cuatro años como entrenador junto con Pasarella. El Cabezón es un amigo...”, afirmó entre bromas.

    Después analizó la rápida que eliminación del Mundial: “Me dolió que estos jugadores hayan quedado afuera en la primera etapa. La mayoría empezó con nosotros. A veces pienso en que este equipo le pasó lo mismo que a nosotros en el 82; teníamos un equipazo, pero la cosa no se dio y chau. La Argentina quedó afuera por un penal y un tiro libre”. Y tampoco eludió la controversia: ¿Batistuta o Crespo? “Yo si los necesito cómo no los voy a poner juntos. Es más, en Francia, con Inglaterra, Passarella lo sacó a Bati para ponerlo a Hernán y yo no estaba de acuerdo, pero el DT era él.”

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.