¿Amistoso? de verano: terrible patadón en el caldeado Lanús-Platense