Amo y señor del clásico de Milán, Mauro Icardi viaja encendido a Barcelona