Análisis táctico: el volante por la izquierda en Boca, un hueco difícil de llenar para el Mellizo

Christian Leblebidjian
Mauro Zárate jugó como volante por la izquierda ante Independiente
Mauro Zárate jugó como volante por la izquierda ante Independiente Fuente: FotoBAIRES
(0)
2 de diciembre de 2018  • 21:57

A Boca siempre le costó encontrar un rendimiento colectivo que respalde a las individualidades. Por lo general, la mayoría de las veces sucede al revés: fueron las individualidades las que le dieron un plus, la que lo acercaron al triunfo. En el subgrupo del análisis, el poder de gol, las variantes ofensivas por las que puede empezar a ganar un partido incluso sin pisar tantas veces el área adversaria. Por eso a Guillermo Barros Schelotto le gusta juntar entre los titulares a varios delanteros, aunque a algunos los tenga que ubicar en puestos que no son donde mejor rinden.

El ejemplo ante Independiente, y con la mira puesta en la final de la Copa Libertadores con River, fue a Mauro Zárate jugando como volante por la izquierda (en un esquema 4-1-4-1 que más conformó al DT en los últimos meses) con Villa por la derecha y Benedetto de N° 9. Con ese dibujo consiguió buenos resultados incluso en Brasil, ante Cruzeiro y Palmeiras. En ese puesto, el que más rindió (aunque es más wing que mediocampista) fue Cristian Pavón . Pero desde que se lesionó, el plantel quedó expuesto en el sentido de que no tiene, desde las características, un volante por la izquierda. No se trata de un puesto más, teniendo en cuenta que el River de Gallardo siempre lo complicó por las bandas al Boca del Mellizo.

Dos jugadas en donde se ve el intento de colaboración defensiva de Zárate

Barros Schelotto ubicó allí a Zárate ante Independiente, pero al exVélez se lo vio incómodo. Porque estuvo más preocupado por el retroceso y persiguiendo las proyecciones de Fabricio Bustos, como un doble lateral izquierdo, que desequilibrando en campo rival. A Boca le costó tener la pelota, fue más lo que corrió detrás de ella para recuperarla. Según las estadísticas de Opta, la posesión fue para los Rojos (60 % a 40 %).

Allí, como volante por la izquierda, el DT también utilizó a Edwin Cardona, otro futbolista al que le cuesta ocuparse del carril externo y que en los retrocesos abusa de infracciones que incluso pueden terminar en penales (como sucedió un par de veces ante River), pero también –ofensivamente– puede convertir goles con movimientos de afuera hacia adentro y remates de media distancia, como el que hizo en Avellaneda para el 1-0 ante Independiente. El gol lo hace arrancando en esa posición, con Boca jugando 4-2-3-1: Gago y Almendra como doble 5; Villa, Zárate (detrás del 9) y Cardona; Benedetto.

Cuando Barros Schelotto ensayó el doble 9 (Benedetto-Ábila) en las prácticas de Casa Amarilla, quien ocupó la banda izquierda en un 4-4-2 fue el juvenil Almendra. ¿Puede cumplir ese rol? En el fútbol todo puede suceder, pero es otro futbolista que rinde mejor por los carriles centrales, con panorama. Y si se toma como referencia el cambio en el primer superclásico, cuando se lesionó Pavón e ingresó Benedetto, pasó Villa como volante por la izquierda, completando una línea de 4 con Nández, Barrios y Pablo Pérez. Pero el delantero colombiano se funde más rápido físicamente que Pavón en el ida y vuelta, pierde frescura jugando allí. Ante la expulsión de Magallán ante Independiente, Boca quedó parado 4-4-1, con Cardona por delante de Mas, que había reemplazado como lateral a Olaza.

Habrá que ver si Pavón estará en condiciones físicas de regresar ante River en Madrid. Si es así, Guillermo podrá volver a aplicar el sistema 4-1-4-1 que más le gusta. La falta de ritmo del wing no es un detalle menor, sobre todo en una final que puede tener alargue. Según Barros Schelotto, pueden jugar allí Zárate y Cardona. Pero desde las características y el hueco que le genera ese lugar con la mira puesta en River, no es algo fácil de resolver desde lo colectivo para Boca.

El gol de Cardona, arrancando de la izquierda al centro

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.