Angelici, en alerta por una amenaza de secuestro