La selección argentina terminó el año en la primera posición del ranking FIFA