Argentinos pasó del emotivo homenaje a su semillero a un incómodo reconocimiento a Alberto Fernández

Domenech echa tierra al cantero con el árbol del semillero; Ledesma, Spilinga y Pareja observan emocionados
Domenech echa tierra al cantero con el árbol del semillero; Ledesma, Spilinga y Pareja observan emocionados Crédito: Prensa Umbro
Pablo Lisotto
(0)
29 de julio de 2019  • 08:30

Fue una noche muy especial en la Paternal, y así se sintió en el ambiente del estadio Diego Maradona en la previa del debut de Argentinos Juniors en la Superliga frente a River. El club homenajeó a las glorias de su Semillero y generó un clima familiar y de unidad detrás de esa pasión tan especial que significa alentar a un equipo y vibrar por los colores de su camiseta, que ni siquiera un acto político en el entretiempo logró alterar del todo.

Todo comenzó con un momento muy emotivo. Rodeado de simbolismo ligado al Bicho. La presentación de la nueva camiseta del equipo sirvió como excusa para homenajear al autoproclamado Semillero del Mundo. En la pantalla gigante se proyectó un sentido video en el que Adrián Domenech, Alexis Mac Allister, Cristian Ledesma, Néstor Ortigoza, Antonino Spilinga y César La Paglia compartían su amor por el club que los vio nacer como futbolistas, y lo resumían con una palabra. "Escuela", "Corazón", "Familia", "Segundo Hogar", "Escuela de vida", decían desde el cartel LED.

Homenaje al "Semillero del mundo" - Fuente: YouTube

05:46
Video

Los aplausos le dieron lugar a otro hecho histórico: en el círculo central, Spilinga, Domenech, Ledesma y Nicolás Pareja resumieron nada menos que medio siglo de historia del club. Y cada uno de ellos aportó una palada de tierra para realizar la plantación simbólica de un acebo, un árbol que se caracteriza por dar muchos frutos, y que a su vez son pequeñas bolitas rojas, que se asemejan a unos bichitos colorados, en sintonía con el apodo histórico del Bicho. Será plantado en el CEFFA, el predio que el club posee en el Bajo Flores, en donde seguirá creciendo y dando frutos, a la par del club.

El homenaje fue más que merecido. Según un informe elaborado por el Doctor Javier Roimiser, estadígrafo e historiador de fútbol especializado en Argentinos Juniors, hasta hoy el Bicho lleva cuarenta años y 1679 partidos consecutivos con al menos un futbolista titular surgido de sus divisiones inferiores.

El estreno, de la casaca y del equipo en la Superliga, fue soñado en esa primera etapa. Argentinos fue muy superior a River, por momentos lo borró de la cancha y gracias a un fuerte remate de Batallini, con ayuda de un desvío, le dio la ventaja en el marcador.

Alberto Fernández fue reconocido en el entretiempo y su presencia generó tensión en la Paternal
Alberto Fernández fue reconocido en el entretiempo y su presencia generó tensión en la Paternal Fuente: FotoBAIRES

Pero algo cambió en ese entretiempo. Y se notó en el ambiente, el desarrollo y el resultado. A dos semanas de las PASO, la dirigencia consideró adecuado reconocer como hincha a Alberto Fernández, precandidado a presidente por el Frente de Todos. La presencia del político en el campo de juego primero llamó la atención y luego generó reacciones dispares en los asistentes: desde la popular donde habitualmente se ubica la Barra comenzaron a cantar en contra de Mauricio Macri. Su intención de que el resto del estadio se pliegue a los insultos contra el presidente de la Nación no surtió efecto en ninguna de las dos oportunidades que lo intentaron. Buena parte del resto del estadio silbó a Fernández y los demás prefirieron seguir hablando de fútbol, fotografiarse con las glorias, que junto a sus familiares vieron el partido desde la platea, e ilusionarse con ese primer tiempo.

Se repite: la presencia de Alberto Fernández politizó un ámbito deportivo y dividió a la gran familia del Bicho. El estadio se convirtió en un cabildo abierto en el que la mayoría miraba de reojo quién insultaba y quién aplaudía. No se recuerdan situaciones similares desde el regreso de la democracia. Raúl Alfonsin no utilizó como estrategia de campaña ingresar al estadio de Independiente para ser aplaudido en el medio de un partido antes de las elecciones de 1983. Tampoco lo hizo al candidato Carlos Menem con River antes de las elecciones de 1989 o de 2003. Ni Fernando De la Rúa con Boca en 1999, ni Néstor Kirchner con Racing en 2003, ni Cristina Fernández de Kirchner con Gimnasia antes de los comicios de 2007 y 2011, Ni Daniel Scioli o Macri con Boca, ni Sergio Massa con Tigre durante sus campañas de 2015.

Mientras tanto en el campo de juego el presidente de Argentinos, Cristian Malaspina fue el anfitrión del reconocimiento a Fernández, a quien le regaló una de las nuevas camisetas del Bicho, con apellido y número estampados: "Fernández 19".

Cuando ese acto político concluyó, volvió el fútbol. Pero todo lo demás había cambiado. El clima ya no era el mismo, el equipo decayó y fue superado por un River que impuso su jerarquía por sobre la entrega del local, y con el gol de Carrascal se llevó un empate valioso en un desarrollo desfavorable. Con el 1 a 1 sellado, algunos fanáticos amantes de las cábalas recordaron que antes del ingreso de Fernández al campo de juego, Argentinos ganaba 1 a 0. Y otro agregó que con la vieja numeración de corrido, con el 19 en la espalda el político se hubiera quedado hasta afuera del banco de suplentes. Fueron aportes de humor que cerraron una jornada que comenzó con emoción e ilusión, y concluyó con un sabor agridulce.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.