Argentinos le ganó a San Lorenzo por los octavos de final de la Copa de la Superliga

Argentina Copa de la Superliga Ronda de 16
  • 1
Argentinos Juniors

Argentinos Juniors

  • Miguel Torrén
  • 0
San Lorenzo

San Lorenzo

Claudio Mauri
(0)
28 de abril de 2019  • 09:00

Más de cuatro partidos sin hacer un gol entre la Copa de la Superliga y la Libertadores. Son 362 minutos en silencio desde el tanto del "Perrito" Barrios a Melgar, único de los cuatro triunfos de San Lorenzo en 2019 por más de un gol de diferencia (2-0). Así de pobre y opaca es la imagen de este San Lorenzo, que en la Paternal salió derrotado como hace un par de semanas le pasó a Independiente por este Argentinos intenso, de pelota ágil y pierna fuerte.

San Lorenzo corre el riesgo de engañarse si se aferra demasiado a los atenuantes y las justificaciones. Es cierto que tuvo menos de 72 horas de descanso tras jugar en el calor húmedo de Barranquilla, sumado a un largo viaje que conspira contra la recuperación. Por eso Jorge Almirón solo repitió a tres de los titulares de la derrota ante Junior: el arquero Monetti, el lateral Herrera y el volante Loaiza, que también hubiera descansado si no fuera porque el técnico se quedó sin alternativas para el puesto por la lesión de Poblete.

En San Lorenzo hay cuestiones que van más allá de nombres, de titulares o suplentes. En cualquier circunstancia, el rasgo dominante es la chatura futbolística del equipo, su ritmo cansino, la escasez de ideas y de sorpresa. Un perfil de juego muy desdibujado, previsible. No se destaca por nada en especial, ni en defensa, donde recibió un gol en una de las pocas llegadas de Argentinos en el primer tiempo, ni mucho menos en ataque, sector donde le cuesta una enormidad crear jugadas y exhibir alguna cuota de efectividad. Al juvenil Gaich le quedó servida en la boca del arco un rechace de Chaves y definió con tan poca determinación que permitió que el arquero tapara el remate.

Por dinámica y disposición en el campo, Argentinos tuvo más el control de las acciones en la primera etapa. El Bicho también tuvo un par de bajas significativas en la defensa: Sandoval y Quintana. Pero el conjunto de Dabove se mostró compacto, cohesionado, con la fibra competitiva que ya había mostrado para eliminar a Independiente en la rueda previa. Argentinos encontró rápido el gol en su comienzo dominante. San Lorenzo, descolocado y tibio en la defensa de un córner, permitió que Hauche asistiera desde el segundo poste a Torrén.

En desventaja, San Lorenzo se expuso más en sus limitaciones, con un esquema 4-1-4-1 que debía descomponerse en un 4-3-3- en ataque, algo que ocurría muy poco porque le costaba posicionarse en campo rival. El Ciclón se repitió con los intentos del "Perrito" Barrios, un diestro ubicado de wing izquierdo que con su gambeta electrizante y quiebres de cintura siempre terminaba buscando hacia adentro. Muy poco de los dos mediocampistas internos, Rojas e Insaurralde; intermitente Fértoli, desconectado y aislado Gaich; con laterales que no se proyectan, San Lorenzo se diluía fácilmente.

Argentinos fue laborioso, con Vera y Moyano patrullando la zona media, y tres delanteros (Hauche, Spinelli y Batallini) solidarios para juntar líneas y tratar de llegar en bloque. El déficit del Bicho fue que creaba pocas situaciones de gol.

Con el ingreso de Castellani por Insaurralde, Almirón buscó más pase vertical y entrelíneas; no lo consiguió casi nunca. La entrada de Reniero graficó la impotencia ofensiva de San Lorenzo: quien debía buscar el gol fue amonestado antes de tocar la primera pelota por un foul en defensa.

El abnegado Barrios, por una vez que intentó desbordar, terminó estampado contra los carteles publicitarios y con un corte en el cuero cabelludo. San Lorenzo se puso más impaciente a medida que se sucedían las interrupciones por jugadores locales que se caían y debían ser atendidos. No pudo ni supo redondear una reacción San Lorenzo, mientras Argentinos llegaba con un remate de Batallini apenas desviado y un cabezazo de Galván que exigió una estirada de Monetti. Argentinos terminó como empezó: más enérgico que este famélico San Lorenzo.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.