Argentinos, un freno a las penurias