San Martín armó una fiesta de goles ante Arsenal y logró su primer éxito