"Así no se podía seguir"

(0)
28 de enero de 2002  

MAR DEL PLATA (De nuestros enviados especiales).- No resultaba difícil imaginar la determinación que iba a tomar Héctor Baldassi . El árbitro observó el patético panorama en las tribunas y decidió la suspensión del superclásico II tras el cuarto tanto de Boca. Y, después del cotejo, justificó su proceder: "Al principio intenté que el partido continuara, porque el juego se desarrollaba normal, pero luego del cuarto gol de Boca fue imposible porque los incidentes eran graves. Así no se podía seguir", sentenció.

Casi sin pausa, el juez extendió su discurso y marcó responsabilidades: "Yo soy árbitro de fútbol y no puedo estar pendiente de todo lo que ocurre en las tribunas. Hay gente de seguridad que es la que debe encargarse de mantener el orden. Al principio no me había dado cuenta de lo que ocurría, pero cuando Carreño marcó el último gol (14 minutos del segundo tiempo) pude ver la situación y, entonces, decidí terminar todo. En esas condiciones, con gases lacrimógenos y con tanta violencia, no había nada por hacer dentro de la cancha".

Una coincidencia poco feliz: Baldassi también dirigió el año último un superclásico estival con incidentes, aunque en aquella ocasión el encuentro prosiguió. "Llegué a dirigir este partido con la esperanza de que todo se desarrollase con calma y tranquilidad, pero no fue posible. Pasó lo mismo que el verano pasado", concluyó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.