Punto de vista. Así, se muere el espectáculo