Aston Villa y una historia increíble: los adolescentes a los que sus padres llevaron al estadio para jugar contra Liverpool, el mejor equipo del mundo

Un momento inolvidable: el festejo del gol del 1-1 de los chicos de Aston Villa, más allá del resultado final ante Liverpool.
Un momento inolvidable: el festejo del gol del 1-1 de los chicos de Aston Villa, más allá del resultado final ante Liverpool. Fuente: AP
(0)
8 de enero de 2021  • 21:07

El partido que Liverpool le ganó a Aston Villa por 4-1 por la FA Cup encerró una historia particular. Lo que podría haber sido un juego disputado entre dos equipos de primera división derivó en un duelo desparejo por el contexto en el que llegaron los equipos: uno, con sus grandes figuras, y el otro, con juveniles tomando el lugar de los titulares afectados por el coronavirus.

Algunas casas de apuestas en Gran Bretaña les daban pronósticos de 90-1 antes del encuentro. Algunos jugadores fueron dejados frente al estadio por sus padres: claro, son tan jóvenes que ni siquiera tienen registro para conducir autos. Aston Villa debió imprimir varias camisetas nuevas antes del puntapié inicial, incorporando números inusuales para el fútbol, como el 76, para un grupo de adolescentes que, de improviso, se alinearon frente a los superastros de Liverpool, el campeón de la Premier League, en un duelo de la FA Cup. En otras palabras: no tenían ni camisetas preparadas y tuvieron que salir a la cancha a enfrentar al mejor equipo del mundo.

El equipo de Aston Villa que enfrentó a Liverpool por la FA Cup, con números muy particulares y apellidos desconocidos.
El equipo de Aston Villa que enfrentó a Liverpool por la FA Cup, con números muy particulares y apellidos desconocidos. Fuente: AFP

Tan sólo hay que imaginar la sensación de incredulidad cuando esos chicos desafiaron las predicciones y se fueron al descanso 1-1 en lo que se suponía que iba a ser un duelo desigual en la tercera ronda del certamen. Y eso que Liverpool colocó en la cancha a jugadores como Mohamed Salah, Sadio Mané y Jordan Henderson.

Como se esperaba, los Reds resolvieron todo en el complemento, pero tuvieron pocos motivos para celebrar el triunfo por 4-1 en un vacío Villa Park. "Uno de ellos dijo que no había jugado en dos meses'', dijo James Milner, mediocampista de Liverpool, en referencia a un rival. "No era la situación ideal para ninguno de los equipos. Nadie quiere esto, pero estamos desafortunadamente en esta situación por el momento''. Milner hizo su debut como profesional antes de que cuatro jugadores del Villa hubieran nacido.

Roberto Firmino intenta llevarse la pelota, rodeado de cuatro chicos de Aston Villa.
Roberto Firmino intenta llevarse la pelota, rodeado de cuatro chicos de Aston Villa. Fuente: AFP

Aston Villa quedó en la necesidad desesperada de alinear adolescentes tras un brote de coronavirus en el primer equipo, lo cual llevó esta semana a que se cerraran las instalaciones de prácticas del club. Se reveló que 10 jugadores del equipo principal habían contraído el coronavirus, junto con cuatro empleados.

Así, hubo sólo una solución: El equipo tuvo que colocar en la cancha a miembros de sus planteles sub18 y sub23 para el duelo ante Liverpool. Luego de someterse a pruebas de COVID-19 para mostrar que estaban aptos para jugar, siete jugadores del sub23 y cuatro del sub18 ingresaron en la cancha para medirse con el Liverpool.

El mejor jugador del Aston Villa trató de alentar a sus jóvenes compañeros. "Buena suerte esta noche, chicos. No hay presión, ni nada'', tuiteó Jack Grealish, capitán del equipo de primera y del seleccionado inglés. "Salgan y disfruten".

El resumen de un partido particular

Lo hicieron, pese a que Mané le dio a Liverpool la ventaja con un cabezazo a los 4 minutos. En vez de que ese tanto abriera las compuertas de una goleada, Villa peleó e igualó por medio de Louie Barry, un chico de 17 años, a los 41 minutos.

"Creo que nunca me había sentido más orgulloso'', dijo Barry, quien volvió recién al club tras pasar un tiempo en La Masía, la reputada academia del Barcelona. "Mi familia estaba probablemente gritando frente al televisor cuando la pelota se fue a las redes. Todo fue muy rápido'', dijo. Tras el juego, cambió la camiseta con Fabinho, pero un asistente del club le preguntó "¿Hiciste tu primer gol y regalaste la camiseta?". Entonces, fue corriendo, alcanzó a Fabinho y las volvieron a cambiar. Toda una curiosidad.

Jürgen Klopp, DT del Liverpool, se puso tan nervioso que envió a la cancha a Thiago Alcántara, quien fue monarca de la Champions League el año pasado con el Bayern Munich. El conjunto vencedor consiguió tres goles en un tramo de cinco minutos a partir de los 15 de la segunda etapa, por medio de Georginio Wijnaldum, Mané y Salah.

Fuente: AP

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.