¿Ataca cada vez menos? Con 272 minutos sin goles, qué dicen las estadísticas de la anemia de Boca

Argentinos y Boca empataron sin goles en el primer partido de la serie; Tevez, decepcionado
Argentinos y Boca empataron sin goles en el primer partido de la serie; Tevez, decepcionado Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
(0)
20 de mayo de 2019  • 07:27

Lleva tres partidos sin convertir un gol en la Copa de la Superliga . El Boca de Gustavo Alfaro sigue sin poder demostrar su poder ofensivo que otras veces lo rescató de situaciones difíciles. La última vez que gritó un gol durante los 90 minutos (en esta competencia) fue en el partido de vuelta ante Godoy Cruz, cuando se impuso por 3 a 1. Mauro Zárate , con un tiro libre, le dio el último festejo al conjunto de la Ribera..

Después, encadenó dos 0-0 con Vélez y el de anoche con Argentinos, en la Paternal. Y con estos números, es que nace un interrogante ineludible, ¿realmente Boca ataca menos que antes?

"Erramos muchos goles, muchos mano a mano. Hicimos un buen partido, me gustó mucho", dijo Carlos Tevez . Independientemente de los gustos futbolísticos, los jugadores no parecen preocupados por la falta de gol.

El entrenador Gustavo Alfaro reconoció también la falta de contundencia: "Hemos perdido la eficacia goleadora". Sabe que la realidad es que no convirtió, pero no necesariamente es más o menos ofensivo. Y esto, por supuesto, no significa que juegue bien o mal.

Los últimos festejos ante Godoy Cruz

Tanto Pavón como Benedetto, dos armas importantes de Boca, también reconocieron que les está faltan estar más finos frente al arco rival. "Tengo que recuperar la confianza, creo que desde que me lesione contra River no pude volver a sentirme pleno", reconoció Pavón . Y Benedetto sumó: "Me parece que no hicimos un mal partido, porque generamos situaciones, pero nos faltó meterla".

Según las estadísticas de los últimos tres partidos, el único en el que bajó notoriamente su cantidad de remates al arco fue en el primero contra Vélez, en Liniers.

Los números duros dicen:

  • 12 de mayo: contra Vélez, en Liniers. El equipo de Alfaro pateó apenas una vez y el tiro fue desviado. Es decir, no registró remates al arco. Como contrapartida, el conjunto de Heinze ejecutó ocho disparos totales (cuatro entre los tres palos).
  • 16 de mayo: contra Vélez, en la Bomobera. Boca ejecutó 14 remates, de los cuales sólo 3 fueron al arco. La misma cantidad (14) remató Vélez, pero 7 fueron al arco, y exigieron mucho a Andrada.
  • 19 de mayo: contra Argentinos, en La Paternal. El elenco xeneize remató 10 veces (tres al arco) y superó a Argentinos, que lo hizo en 9 ocasiones (ninguna al arco).

Hasta hace no mucho tiempo, una de las principales virtudes que se rescataban de Boca era la efectividad de sus delanteros (Darío Benedetto, Wanchope Ábila y Mauro Zárate). Ese mismo elogio, hoy se convierte en crítica ante la falta de gol.

Por poner un ejemplo, en la final de la Supercopa contra Rosario Central, Boca mostró un planteo muy ofensivo, especialmente en el segundo tiempo. Ese día, remató 20 veces y 5 fueron al arco, mientras que su rival apenas pateó 7 (2).

En síntesis, más allá de aquel primer partido con Vélez, Boca sostiene un ritmo de ataques sin demasiadas diferencias a los días en los que convertía. Cuando le ganó 3 a 1 a Godoy Cruz ejecutó 13 remates al arco, pero convirtió tres goles. Si las definiciones no son exitosas, las sensaciones finales pueden ser distintas. Aunque el equipo ataque como siempre.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.