La primera B. Atlanta no tuvo ideas para ganar