El torneo Apertura. Aún se sienten vivos: sin brillo, todo fue de los Rojos