Boca. Autocrítica: un técnico sin dramas