Barcelona le ganó 4-2 a Eibar con dos goles de Messi, que también falló un penal, pero no le alcanzó