Bajo un control estricto

Mil efectivos en el operativo de seguridad
Mil efectivos en el operativo de seguridad
(0)
30 de enero de 2002  

CORDOBA.- Preocupación y no alarma causó en la policía cordobesa lo que ocurrió en el último clásico, con final trunco, jugado en Mar del Plata. Esta versión mediterránea en ningún momento estuvo en peligro de realizarse. Sí se enfatizó la atención sobre lo que podría llegar a ocurrir si se presentaran los violentos en la zona del Chateau Carreras.

Por eso se asignaron 1000 efectivos que se encargarán de la seguridad. Habrá controles desde el ingreso a la provincia de Córdoba por las distintas rutas, especialmente por la ruta nacional 9 sur. La policía entiende que los grupos más radicales de los dos equipos podrían llegar desde Buenos Aires y por eso se acentuarán los controles en esa vía de acceso.

La cobertura policial también tendrá mojones en las avenidas que convergen hacia el escenario y en las puertas de ingreso. Los organizadores adelantaron que los hinchas de Boca ocuparán el sector norte del estadio y los de River, el sur. Esta separación, obviamente, incluirá a las populares y a las plateas descubierta y cubierta, que estará divididas por un numeroso cordón policial.

El comisario Iván Altamirano, encargado del operativo, especificó que los efectivos involucrados en estas tareas serán 1000, de los cuales 800 estarán dentro y fuera del estadio en el momento en que el partido se esté jugando.

Habrá protección especial a los puestos de ventas de comestibles y bebidas para que no sufran la vehemencia de los hinchas y que sus instalacionesno sean utilizadas como elementos de agresión, como ya ocurrió el domingo último en el clásico entre Belgrano y Talleres. El último River-Boca jugado en este escenario fue un 2 a 1 en favor de los xeneizes, en un contexto de normalidad. Sólo se espera que esa armonía impere esta noche.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.