Banfield volvió a pensar en grande

Banfield se recuperó del traspié frente a Lanús; le ganó 2 a 0 a Olimpo y se ilusiona con jugar en los próximos torneos internacionales
(0)
24 de abril de 2004  

Si hoy terminara el Clausura habría alcanzado la ilusión de clasificarse para los próximos certámenes internacionales. Banfield dejó atrás el traspié ante Lanús y anoche, ante su público, volvió a una actuación convincente que le permitió imponerse por 2 a 0 frente a Olimpo.

Adelante tuvo, además, una actitud inteligente para protagonizar un partido entretenido. Olimpo –que necesita de victorias para zafar del descenso directo y de la Promoción– se tomó los primeros minutos para ver qué peligrosidad le ofrecía el local.

Banfield aprovechó la excesiva cautela mostrada por los bahienses para hacerse del campo y de la pelota. Tuvo en el medio campo a los hombres precisos para controlar el partido. Y contó con las armas necesarias (sus jugadores más altos) para abrir el marcador con uno de sus principales recursos: el juego aéreo.

El primer gol llegó en medio de los reproches visitantes. A los 20 minutos, luego de un rechazo de Jorge Vivaldo en un córner desde la derecha, Adrián González recuperó el balón sobre la línea. Los jugadores de Olimpo reclamaron que la pelota había traspasado la línea de fondo, pero Angel Sánchez correctamente dejó seguir. Partió nuevamente el centro y Fernando Ortiz cabeceó cruzado y superó a Vivaldo.

Con Rodrigo Palacio rápido en el ataque, Banfield generó más situaciones. Olimpo, como si fuera poco, perdió a Javier Mazzoni, que dejó el campo de juego dolorido; después se informó que sufrió la rotura de los ligamentos del tobillo izquierdo.

Las cosas fueron más complicadas para los bahienses en el segundo tiempo, porque a los 13 volvió a caer por un grueso error defensivo. Manfredi se equivocó y metió el balón hacia adentro. Vivaldo pifió y Bustos Montoya se encontró sólo para marcar el gol. Y entonces Olimpo se encontró más perdido aún.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.