Cuando Barcelona más lo necesitaba, apareció Messi con dos golazos y una asistencia: 3-0 contra Bayern