Opinión. Basta de miedo y nunca mas matones ni corruptos