Beckenbauer: “Merecemos estar en la final”

Dos grandes de la historia germana opinaron sobre este seleccionado: “Ha hecho un gran trabajo”, dijo el Kaiser; ”tiene las mismas ganas de triunfar que el de 1986”, comparó Karl-Heinz Rummenigge
Claudio Mauri
(0)
30 de junio de 2002  

YOKOHAMA, Japón.– Los dos tienen un aspecto señorial, casi académico. Cualquier desprevenido los confundiría con dos ejecutivos. De hecho lo son, porque ocupan altos cargos en la conducción del Bayern Munich, club gestionado en materia futbolística por quienes tienen mayor experiencia en el tema: ex jugadores. En esos puestos están dos viejas glorias, Franz Beckenbauer (presidente) y Karl-Heinz Rummenigge (vicepresidente), quienes en época de Mundial toman un poco de distancia del club bávaro y se convierten en referentes del seleccionado alemán, del cual fueron figuras en décadas pasadas.

El Káiser fue un modelo de jugador, actuó en los mundiales de 1966 y 1970 como un centrocampista excelso; ya más veterano, en 1974 se retrasó a la zaga para ser también una pieza fundamental en la obtención del título mundial. Con 103 partidos internacionales es el cuarto futbolista con más presencias en el seleccionado, detrás de Matthaus (150), Klinsmann (108) y Kholer (105). Que su universo futbolístico iba más allá de los pantalones cortos quedó demostrado cuando, ya como entrenador, conquistó el campeonato para Alemania en Italia ’90. Luego, su versatilidad lo llevaría a emprender la carrera de dirigente, hasta ser designado presidente del Comité Organizador de Alemania 2006.

En Corea-Japón, Beckenbauer no mantuvo una única opinión sobre el equipo de Rudi Völler. Fue crítico cuando Alemania eliminó angustiosamente a los Estados Unidos, en los cuartos de final, para luego tener un mensaje más optimista: “Estoy muy contento por la manera en la que fue progresando el equipo. Ha sido un gran trabajo. Merecemos estar en la final, ya que ganamos cinco de los seis partidos que disputamos. Ahora nos sentimos muy contentos, sin estar eufóricos. Creo que este equipo tiene una buena base de cara al 2006”.

En su análisis, Beckenbauer agregó: “Está claro que en mi país ahora la gente está satisfecha, porque previo al Mundial había mucho escepticismo. Nos hubiéramos sentido conformes si pasábamos la primera rueda y los octavos de final”. Justamente, el encuentro de cuartos de final fue el que más disgustó al Káiser: “Estados Unidos fue claramente superior. Tuvimos suerte y ojalá que la fortuna nos siga acompañando, porque encima nos beneficiaron al no sancionar un claro penal por mano de Frings. Resultó preocupante porque el rival no era Brasil, la Argentina ni Inglaterra. ¡Era Estados Unidos!”.

El mayor elogio fue para Oliver Kahn: “Lo que está atajando nunca se lo vi a otro arquero. Es el mejor del mundo. También es impresionante lo de Völler; llevar al equipo a la final en su primera experiencia es toda una hazaña”. Vaticinó que la de hoy “será una gran final. Ambos equipos se encuentran en buena forma y Brasil está jugando un fútbol excelente”.

La temprana salida de la Argentina mereció este comentario de Beckenbauer: “Ha sido una gran pena, porque vino con un plantel de estrellas. A todos nos decepcionó un poco”.

Rummenigge fue un delantero de todo el frente de ataque. Subcampeón en México ’86, convirtió 45 goles en 95 partidos internacionales. Justamente, él encontró puntos de contactos entre el actual seleccionado y aquel que integró: “Este equipo me recuerda al de 1986. Tiene las mismas ganas de triunfar y su fuerte es la condición física. No estábamos en el mismo nivel que Brasil, la Argentina y Francia, pero le ganamos a México y tomamos confianza para vencer a Francia en la semifinal. Veo que este equipo se fue fortaleciendo. Se le presenta una gran oportunidad y debe salir a aprovecharla. A nosotros sólo nos frenó Maradona, que ahora ya no está”.

Como fórmula ganadora, Rummenigge apuesta por “la concentración que muestra el seleccionado”, por Kahn (“uno de los mejores arqueros”) y por Klose (“un gran delantero”).

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?