Belgrano vive en la punta una primavera anticipada

El club cordobés es la sorpresa del certamen: ganó los tres partidos y es el único líder. Sin embargo, debe luchar contra el promedio para evitar el descenso y una deuda asfixiante.
(0)
31 de agosto de 2001  

CORDOBA.- Promediaba el verano último y Gregorio Ledesma asumía por segunda vez como presidente de Belgrano. Hacía calor en Córdoba, pero el dirigente transpiró aún más cuando abrió la puerta de la sede, empezó a averiguar el estado patrimonial del club y se encontró con una verdadera caja de Pandora. Deudas y más deudas oscurecieron el panorama, de por sí ensombrecido por una situación deportiva que estaba a punto de llevarlo al descenso de categoría.

Ledesma prometió realizar una auditoría, cuyos resultados no se conocen, y envió elementos a la Justicia para que investigara a la anterior conducción, liderada por el escribano Eduardo Schroder. De esto último tampoco hay noticias, aunque sí surgió la voz del propio presidente para decir que Belgrano, club con historia y de lucha, ubicado en el ombligo del barrio Alberdi, tenía una deuda de 18.000.000 de pesos.

Hoy está primero en el torneo Apertura. Sin embargo, sufre el acoso de los números en rojo. En este momento, Belgrano está a tres puntos atrás de Argentinos y bastante más abajo que Racing en la lucha por evitar la promoción. Deberá hacer una campaña por encima de los 50 puntos en los dos torneos para soñar con quedarse en primera sin pasar por la traumática experiencia de jugar la reválida. Y de eso sabe; el cierre de los dos últimos calendarios futbolísticos los pasó en terapia intensiva , jugando con Quilmes, sobreviviendo la última vez con un gol de Julio Mugnaini a cinco minutos del final.

Sus hinchas están felices. Nadie auguraba un comienzo hacia las nubes.

Las tres victorias ocultaron el escepticismo inicial. Muchos de ellos se asocian (hay más de 4000; el objetivo es llegar a 8000) en la nueva sede céntrica, refaccionada, entre otros aportes, con los 30.000 pesos que le proporcionó la venta de 1000 camisetas con la imagen del cuartetero Rodrigo, cedidas al club por la firma Mitre en forma gratuita.

A Belgrano se lo identifica con los sectores sociales más bajos, aunque entre sus dirigentes siempre figuró algún apellido de la prosapia cordobesa. Hace ya un tiempo, un allegado a Talleres, entre irónico e hiriente, dijo que la diferencia entre los dirigentes de Belgrano y los de Talleres era que los primeros tenían el apellido largo y la chequera corta.

A esta realidad inesperada de Belgrano muchos se la adjudican, en gran parte, al trabajo del técnico. Minucioso y muy trabajador, Carlos Ramacciotti graba en video algunas de las actividades de sus dirigidos. Comentan que tiene un archivo digno de un cineasta, que sus hijos Marcos, Nerina y Emanuel, a su lado o desde Rosario, lo ayudan en su actividad y que fomenta a ultranza la buena convivencia en el grupo. El peruano Carlos Flores, uno de los refuerzos, se tuvo que ir por ese motivo: díscolo y poco integrado a sus compañeros, viajó ayer a su país.

Incorporó 14 refuerzos, lo que llevó a Sergio Marchi, secretario de Futbolistas Argentinos Agremiados, a decir en medio de la crisis que algunos clubes seguían gastando más de la cuenta. Ledesma respondió lo mismo: los jugadores llegaban sin cargo y sin opción. El empresario Daniel Comba, su amigo, facilitó el arribo de Arce, Imboden y Aróstegui desde Boca, y de Obolo, de Vélez.

Por estas horas, la expectativa por el encuentro ante Independiente es muchísima. Si gana, Belgrano seguirá solo en la punta y es probable que por eso la asistencia duplique las 15.000 personas que fueron frente a Banfield. No es poco para un club que tuvo este año varios pedidos de quiebra, que por estar inhibido por deudas puede utilizar a sus futbolistas a través de recursos de amparo judiciales y que en el último encuentro de local tuvo que sufrir ocho embargos en su recaudación. Ledesma pide el apoyo de los socios para impulsar un gerenciamiento en menos de dos meses. Belgrano debe pagar 4.000.000 de dólares antes de junio de 2002 y los ingresos fijos por esta temporada (por derechos de televisación, publicidad, etcétera) ya los tiene comprometidos.

"Por Belgrano pasó Atila", dice Ledesma. El, que fue quien comenzó a generar esta deuda en su primera presidencia, sabe que esta primavera anticipada trae un poco de alivio.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?