Bianchi espera el llamado de Macri

El técnico duda en quedarse por la interna política
(0)
5 de diciembre de 2001  

El entrenador Carlos Bianchi continúa esperando el llamado de Mauricio Macri , presidente de Boca, para aclarar algunas dudas y evaluar si se marchará finalmente a fin de año, como lo anunció el 21 de septiembre último, o renueva su vínculo con el club.

¿Es posible que el DT modifique su postura y no se vaya de Boca? Sí. Bianchi fue quien declaró: "Sólo los imbéciles no cambian de opinión" . El Virrey esconde muy dentro suyo las ganas de permanecer en el club de la Ribera, pero su manera de ser le indica que no puede quedarse en condiciones inestables.

Existen varias razones por las cuales Bianchi desea no marcharse: por la sensibilidad y la lealtad que mostraron los jugadores, intensificada aún más tras la derrota ante Bayern Munich, en Tokio; por su familia; por el apoyo incondicional de la gente... Ni siquiera hay trabas económicas, porque no habrá rebajas en su haberes. Lo único que lo perturba al DT es la interna de las autoridades xeneizes.

Bianchi sabe que si bien todos los dirigentes le han manifestado de la boca para afuera su apoyo para que siga en su cargo, existen algunos que juegan al doble discurso y que no desean que renueve el contrato.

Macri está del lado de Bianchi, pero el Virrey necesita que el titular xeneize le asegure que cumplirá con su mandato en Boca hasta diciembre de 2003, sin licencias de por medio, porque no está dispuesto a convivir con una interna sin él como presidente.

Hay optimismo en Boca para que Bianchi se quede. La cuestión es que la lucha interna parece ser bastante fuerte y está ganando, por ahora, este juego de tirar de la cuerda.

Lealtad sin descanso

Bianchi quería darles descanso a algunos titulares del plantel, pero los jugadores, sabiendo que pueden ser los últimos partidos del Virrey como DT de Boca, se negaron y le hicieron saber que harán el máximo esfuerzo para ganar los tres cotejos que restan del Apertura.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.