Bielsa no necesita de la polémica

Christian Leblebidjian
(0)
24 de agosto de 2001  

Buscar antinomias siempre fue un fiel reflejo del argentinismo . En la hora del triunfo o la derrota; da lo mismo. Un caso testigo -uno más- es la reciente clasificación del fútbol para el Mundial de Corea-Japón 2002. Casi sin tiempo para la reflexión del trabajo de Marcelo Bielsa se instaló la típica antinomia; el argentinismo de la más pura cepa: Batistuta o Crespo; ni siquiera se analizó nada; por ejemplo, que es la primera vez en la larga historia de las eliminatorias que la Argentina consigue la clasificación para un Mundial con tanta anticipación como lo hizo después de la gran victoria ante Ecuador por 2 a 0, en Quito, donde el seleccionado se aseguró el pasaje para Corea-Japón 2002.

En su momento, se le sugirió al entrenador que le dé una posibilidad a Juan Román Riquelme; ahora reapareció la discusión por Crespo o Batistuta, evidentemente potenciado porque el próximo rival es Brasil, el 5 de septiembre en el Monumental. El hincha, exitista al fin, siempre quiere más y el objetivo ahora es vengarse del 1-3 que recibió la Argentina en 2000, en la primera etapa ante el equipo verdeamarello, en el Morumbí de San Pablo, cuando Rivaldo, Alex y Vampeta le provocaron un golpe de atención a la defensa argentina en la única derrota de las eliminatorias.

De todos modos, Bielsa siguió aferrado a su esquema y el resultado está a la vista: se logró la clasificación con el 83,3 por ciento de los puntos en juego, con 11 victorias, 2 empates y una derrota; con 35 goles a favor y 11 en contra. Por suerte, el balance está claro y las ideas de Bielsa y compañía, también. Con un perfil bajo, tranquilos, dibujando sonrisas, no se dejan llevar por actitudes desestabilizadoras, esas que alteran la armonía.

Bielsa se decidió por una fórmula -se puede estar de acuerdo o no- con dos extremos y un centrodelantero y tendrá sus razones para no juntar a Batistuta y a Crespo. Así, consigue rendimientos que son avalados por los resultados. "¿Qué sé de Batistuta? Que cerró el año con dificultades; que en este último tiempo las ha salvado, que ha tenido una pretemporada y un período de precompetencia sin problemas", comentó Bielsa el 13 del actual, más allá de que quienes conocen de cerca al técnico aseguran que no hay que imaginarse un Mundial sin Batistuta.

En una charla de café se puede pedir a Batistuta, a Riquelme, a Gallardo, a Saviola, pero es una pena que se convierta en un debate nacional; sucede que el caudal futbolero argentino es muy variado. ¿O alguien piensa en un Brasil sin Rivaldo? ¿O en una Francia sin Zidane y en una Inglaterra sin Owen...?

Bielsa sabe cuál es el techo de Batistuta y ahora, más allá de que Crespo hizo méritos para seguir como titular, seguramente evaluará en estos partidos hasta dónde puede rendir el goleador de Lazio.

El DT no necesita entrar en polémicas; no lo hizo en las eliminatorias y no le fue tan mal.. .

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?