Marcelo Bielsa: su séptimo triunfo seguido en Leeds y por qué no habla inglés tras 18 meses

Crédito: Prensa Leeds United
(0)
11 de diciembre de 2019  • 09:26

El mundo del fútbol tiende a desconfiar de las rachas de Marcelo Bielsa: después de grandes arranques de sus equipos en torneos domésticos, invariablemente llega el declive y luego la frustración, sin haber podido alcanzar el objetivo. Pero la furiosa actualidad indica que el DT rosarino consiguió con Leeds United su séptimo triunfo seguido en la segunda división de inglaterra, tras la victoria por 2-0 ante Hull City. Así, la ilusión renace.

Las conquistas del holandés Jordy De Wijs, en contra de su arco, y el macedonio Ezdzhan Alioski le permiten al conjunto de Elland Road alcanzar los 46 puntos sobre 21 partidos en el Championship, con lo que aventaja por uno al escolta West Bromwich Albion, que tiene un partido menos. En esta serie implacable, Leeds logró distanciarse 11 puntos del tercero y cuarto, Fulham y Bristol City, un dato importante si se tiene en cuenta que los dos primeros ascienden a la Premier League.

Leeds sueña en el Championship y vive en estado de gracia
Leeds sueña en el Championship y vive en estado de gracia

Pero en medio de los éxitos y la ilusión que se agiganta alrededor del club, el hombre cuyo apellido identifica al estadio de Newell's tiene una deuda personal: comunicarse en inglés. Bielsa asumió en Leeds el 25 de junio de 2018 y todavía se apoya en un traductor en las conferencias de prensa, además de respaldarse en él en los entrenamientos para el trato con los jugadores. Son 18 meses limitado en este sentido.

Una nota reciente en el Daily Mirror de Inglaterra abordó esta situación. Y Bielsa dio las razones de esta carencia, relacionada con su contracción total al trabajo: "Siempre siento que debería hablar inglés, pero nunca puedo encontrar el tiempo para aprenderlo un poco más. Cuando trabajás en un país que no es el propio, estás obligado a hablar el idioma del país", comentó el entrenador, que tampoco pudo familiarizarse con el francés cuando dirigió al Olympique Marsella y Lille.

"Debería hablar inglés, es una obligación porque es el país que me dio el puesto. Es lo mismo si trabajaras en Francia, Alemania o República Checa", dijo, e hizo una diferenciación: "Si hablás de comunicación, para mí no es un problema. Pero para los gerentes, si hablan menos, es mejor. Si son breves cuando se comunican, mucho mejor".

El tanto en contra de De Wijs

Contraataque letal y gol de Alioski

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.