El torneo Clausura. Bien por arriba: el método de Arsenal