El regreso del campeón. Boca, a las sierras