Boca, con el peso de las figuras

En un partido que se complicó por una irresponsabilidad de Orion, derrotó 2-0 a Temperley por el valor de sus nombres propios
Diego Morini
(0)
23 de febrero de 2015  

Y Boca va. Con más sufrimiento que el esperado. Pero con la satisfacción de sumar en partidos como este, donde los éxitos se valoran doble. Así se resume el 2-0 logrado ante Temperley.

Se trató de un partido con varias particularidades y eso quedó plasmado desde el inicio. De un lado uno de los equipos con mayor presupuesto y el que más gastó en este mercado de pases. Del otro, el más humilde del torneo. Y de acuerdo con este contexto, Boca se fue al descanso del primer tiempo con la exigencia del trámite cumplido: el triunfo parcial. El dinero se impone, porque tener a jugadores como Calleri, Lodeiro y Pablo Pérez, entre tantos apellidos de renombre, es una ventaja indisimulable contra un equipo con futbolistas militantes del ascenso. Pero Boca estuvo lejos de ser un equipo firme, capaz de aplastar al rival. Desde la jerarquía era más. Pero tuvo situaciones que lo hicieron sufrir.

Temperley se supo inferior, pero no se sintió inferior. Mostró el desenfado de Sambueza, el atrevimiento de Dinenno, la fortaleza de Vilchez para pelear contra la defensa rival, y una última línea que no es sutil pero que sí es luchadora. Quedó claro: Temperley no se dejó llevar por delante ante el rival por más superior que fuese.

Un penal de Crivelli a Meli transformando en gol por Martínez fue la diferencia en la primera etapa. Y en el momento en el que más tranquilo tenía que estar Boca, Orion no estuvo a la altura del equipo que quiere ser. Boca gastó para tener un equipo de elite y el arquero, que fue capitán y pretende ser referente, cometió una irresponsabilidad al pelearse con un rival y ver la roja de manera justificada tras empujarlo con la cabeza.

Boca debió cambiar su esquema deportivo para la segunda mitad del partido. Entró Sara al arco y salió Martínez. Temperley también cambió su esquema, pero en especial el mental. Al encontrarse abajo en el marcador y jugar once contra diez, comenzó a llegar con más asiduidad al arco rival. La figura de Sara fue creciendo paulatinamente.

Así fue como Boca terminó sometido ante un rival humilde pero muy digno. Sara le tapó una pelota muy difícil a Vilchez y un mano a mano complicado a Esparza. Boca sufrió en un partido que no esperaba por esa irresponsabilidad de Orion. Incluso, esa tarjeta roja infantil provocó que la última figura contratada, Daniel Osvaldo, no pueda ingresar porque el director técnico tuvo otras necesidades con los cambios.

Con Lodeiro como figura, con Cubas rindiendo también muy buen nivel (paradójico: un chico del club sobresaliendo en medio de tantas contrataciones). Con el golazo del final de Calleri, mostrando que tiene mucha calidad. Y con el peso de hombres de mucha más valía. Con todo esto, Boca sumó su segundo triunfo en el torneo. Con esfuerzo y sufrimiento, pero así también se gana.

Palabra de cubas

"Fue un gran esfuerzo"

"Hicimos un gran partido y nos llevamos los tres puntos, que es lo importante. Fue un gran esfuerzo, aunque sabíamos que iba a ser difícil". Palabra de Andrés Cubas, de los mejores jugadores de Boca.

El primero

El debut de penal

Juan Manuel Martínez convirtió nueve goles desde que está en Boca. El de anoche fue el primero que hizo de penal.

El reconocimiento

Plaqueta para Navas

Antes del comienzo del partido, Temperley le entregó una plaqueta a Mauro Navas, que hoy integra el cuerpo técnico de Boca, por su paso por el club celeste.

Un día especial para el barrio en el regreso de la localía de primera

El barrio vivió un día especial. Vestido de celeste, volvía a recibir el fútbol de primera, y nada menos que ante un rival como Boca. El estadio Alfredo Martín Beranger fue una fiesta a puro celeste, con decenas de miles de almas celebrando que su equipo, su querido equipo, era de nuevo protagonista del fútbol grande. Algunos, los más grandes, ya lo habían vivido décadas atrás. Para otros, los más jóvenes, era la primera vez que su equipo se codeaba de local con uno de los equipos más fuertes del país. Alrededor de la estación se escucharon cánticos referenciales al Gasolero. Se notaba el espíritu del ascenso, del esfuerzo.El último partido de Temperley en su estadio en primera fue el 2 de mayo de 1987. Fue histórico: el 1-1 con Rosario Central consagró campeón al equipo rosarino. Los goles fueron de Ricardo Dabowsky y Omar Palma. Como River empató con Platense, el Celeste debió jugar un desempate y descendió.

La última vez que Temperley recibió en el Beranger a Boca fue el 1° de setiembre de 1985, en un empate en dos goles. En 1987 (el 29 de marzo) el Celeste jugó como local en Vélez (0-0).

Lo malo fue el campo de juego: en muy mal estado. ¿La causa? Iniciaron tarde los trabajos del nuevo sistema de riego.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.