En medio de su crisis, Boca dejó una pálida imagen en Paraguay