Boca ganó una final y acaricia la gloria

En la cancha de Racing, venció por 3 a 1 a San Lorenzo, que se quedó sin chances de ser campeón; el martes ante Tigre los xeneizes buscarán el título sin Riquelme y Vargas, que llegaron a la quinta amarilla; Viatri, Palacio y Chávez, los goles; Solari había empatado
(0)
20 de diciembre de 2008  • 23:13

Boca festeja, vibra, se ilusiona, se siente pleno. Las especulaciones quedaron al margen y los xeneizes festejaron a lo grande en su debut en el triangular que definirá al campeón del torneo Apertura: en el estadio de Racing, vencieron a San Lorenzo por 3 a 1 y el martes, cuando se midan con Tigre pueden gritar campeón, con un triunfo, un empate o hasta una derrota.

Con dos partidos disputados del triangular, sólo Boca y Tigre conservan chances de ser campeón. El Ciclón con el traspié quedó afuera de la discusión. En el primer tiempo, a los 48 minutos, Lucas Viatri abrió el marcador para Boca. Luego, en el complemento, Santiago Solari igualó, a los 15, por un error de Javier García, y Rodrigo Palacio, que entró en el segundo tiempo , definió el partido, a los 31. Sobre el final, Héctor Baldassi expulsó por doble amonestación a Gastón Aguirre y Gonzalo Bergessio y, en el descuento, Cristian Chávez, que también ingresó, marcó el tercero.

El martes próximo, a las 20.45, Boca y Tigre jugarán, en el estadio de Racing, el partido decisivo. Los xeneizes afrontarán el match sin el colmbiano Fabián Vargas y Juan Román Riquelme, que recibieron su quinta amarilla. El equipo de Victoria había perdido en el encuentro ante el Ciclón a Daniel Islas y Diego Castaño. Para ser campeón, a Boca le alcanza con igualar, ganar, o hasta con perder por un gol. Tigre necesita vencer por lo menos por dos tantos.

Video

El partido entre Boca y San Lorenzo fue disputado. Sin embargo, Boca vencieron con autoridad. Al principio, un choque de cabezas entre Silvera y Forlín preocupó a todos. Luego del error de García que derivó en el empate del Ciclón, los xeneizes supieron imponerse.

El partido. El primer tiempo fue accidentado y muy disputado. Se vio poco fútbol en Avellaneda, pero Boca supo aprovechar una de sus ocasiones para sacar ventaja. Hubo mucha fricción y pocas llegadas y la tensión se elevó en su punto máximo cuando Silvera y Forlín chocaron sus cabezas y ambos debieron ser reemplazados.

En el inicio, Boca asumió mayor protagonismo. Sin embargo, le costaba llegar con claridad al área contraria. Las subidas de Dátolo por la izquierda lastimaban a San Lorenzo, que, de a poco, empezó a crecer con Barrientos por la derecha, más el entusiasmo del veloz Bergessio.

El Ciclón contó con la primera llegada de riesgo a los 17, cuando Bergessio desbordó por la derecha, envió el centro y el cabezazo de Silvera en el primer palo se fue apenas afuera. Dos minutos después, un choque entre el Cuqui y Forlín obligó a que el partido estuviera detenido por 7 minutos. Hubo preocupación durante un buen tramo de la tarde, pero, tras dejar la cancha, ambos recuperaron el conocimiento.

Roncaglia reemplazó a Forlín y Chávez ingresó por Silvera, a los 27. Diez minutos después, por una molestia, Chávez dejó la cancha e ingresó Menseguez. En las áreas, pasaba poco. Un centro desde la derecha de Aureliano Torres encontró la cabeza de Bergessio y la pelota salió apenas al lado del palo derecho de García.

Baldassi adicionó 7 minutos y, en el tiempo extra, Boca encontró la ventaja. Viatri se anticipó de cabeza en el primer palo, tras un córner desde la izquierda de Riquelme, y, luego de que la pelota pegara en la espalda de Bianchi Arce, los xeneizes festejaron el 1 a 0, con el que se fueron al descanso.

Fuente: FotoBAIRES

En el complemento, San Lorenzo salió a buscar, conciente de que su sueño de campeón no era posible con la derrota. Atacaba, quizá sin muchas ideas, pero con ímpetu. Boca tenía espacios para contraatacar, aunque no lograba dar el último pase.

Vargas fue amonestado y recibió su quinta amarilla. Hasta que, a los 15, otro estallido en la tarde de Avellaneda. Tras un pelotazo, la pelota derivó en Menseguez, que enganchó y buscó a Solari. El Indiecito remató desde afuera del área y el balón pasó por debajo de las piernas de García: 1-1 y el sueño del Ciclón se encendía otra vez.

Boca empezaba a preocuparse. Palacio entró por Figueroa y, a los 23, fue amonestado Riquelme, su quinta amarilla. San Lorenzo iba por la gloria. Sin embargo, una contra apagó otra vez la ilusión azulgrana. A los 31, tras un córner de Aureliano Torres, García salió rápido para Dátolo, que buscó a Riquelme, quien, con un toque, dejó solo a Palacio, que definió ante la salida de Orion: 2-1.

Tres minutos después, el Ciclón perdió a Aguirre, expulsado por doble amonestación. Luego, a los 41, el expulsado fue Bergessio. Sobre la hora, Chávez, que había reemplazado a Vargas, definió el match. 3-1. Fiesta de Boca en Avellaneda y una ilusión grande para consagrarse el martes.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.