Boca, inofensivo, sigue sin hallar la fórmula del triunfo

En la Bombonera, igualó 0-0 con Colón; aún no ganó en el certamen y acumula tres meses sin victorias como local
En la Bombonera, igualó 0-0 con Colón; aún no ganó en el certamen y acumula tres meses sin victorias como local
Juan Manuel Trenado
(0)
30 de agosto de 2001  

Boca sigue sin encontrar el camino del éxito en el Apertura: dos derrotas y apenas un pobre empate, anoche, ante Colón, sin goles, y en la Bombonera. Un punto fue la cosecha para un equipo impotente e ineficaz, que a poco estuvo de quedarse con las manos vacías.

Ni siquiera las expectativas puestas en el japonés Noahiro Takahara pudo quebrar la carencia ofensiva de este Boca que acumula una serie de frustraciones: marcó un gol en los tres partidos del torneo local y hace tres meses que no consigue un triunfo en su estadio; la última victoria fue el 30 mayo último, cuando le ganó 3 a 0 a Vasco da Gama por la Copa Libertadores.

Y vaya paradoja: una buena cantidad de público acompañó al equipo de Carlos Bianchi, que aún parece inmune a los silbidos, seguramente en virtud de los variados títulos y las vueltas olímpicas de los últimos años. Aunque la preocupación y las incógnitas quedaron flotando en la Bombonera...

Boca no jugó para nada bien en los primeros 45 minutos. Acaso su mejor propuesta ofensiva estuvo en los pies de Guillermo Barros Schelotto, que encontró en Walter Gaitán un socio esporádico. Y no más que eso. Porque el conjunto xeneize deambuló con la pelota sin lograr profundidad. Takahara, demasiado solitario en esa búsqueda del gol, tampoco resultó un tema preocupante para su adversario. Ante ese panorama, Colón propuso el juego que más le convenía: esperar, bien ordenado, en el fondo y salir de contraataque con Graf y con Gigena.

A los 24 minutos, tras un centro de Unali, Graf remató dentro del área y Córdoba le ahogó el grito de gol.

Con poco, Colón inquietó a un Boca que sigue confundido en la defensa, pues Jorge Martínez y Jorginho, más inclinados y propensos a atacar que por asumir la función de defender, dieron muchas ventajas.

El equipo de Bianchi pretendió ser protagonista, sí, aunque sin orden ni precisión. Como si en la ofensiva, entre Takahara y algunas subidas del brasileño Jorginho, tuvieran serios problemas de comunicación y poca, muy poca, eficacia. Y la ocasión más clara la encontró en el final: Takahara cabeceó un remate que Morant sacó en la línea.

Una actitud más comprometida fue el argumento de Boca en el segundo tiempo. Cercó a su rival más por deber que por convicción. Y otra vez Guillermo Barros Schelotto resultó el arma más clara de los locales para llegar con riesgo al arco defendido por Leonardo Díaz.

A los 12 minutos, todas las miradas se centraron en Takahara, cuando tuvo un mano a mano con Díaz y su remate, defectuoso, dio en el palo.

Nada cambió, de todas maneras. Boca siguió desorientado y sin jugar bien. Ni siquiera el último intento de Bianchi dio resultado: puso Nahuel Fioretto (hizo su debut) y a Marcelo Delgado por Battaglia y Takahara, respectivamente. Casi le sale al revés: a poco estuvo Colón de quedarse con los tres puntos si Córdoba no le saca otro disparo a Graf, o el palo no le niega el festejo a Pereyra, mediante un cabezazo, tras un centro de Morales Santos.

En el final, la desesperación de Serna y compañía no fueron suficiente para cambiar la historia. Colón, sólido y ordenado, rescató un punto de la Bombonera. Y fue justo. Boca, que necesitaba el triunfo para despejar los fantasmas que lo acosan en el Apertura, quedó otra vez en deuda.

"Ahora nada nos será fácil"

"Cuando Bianchi dijo que éste iba a ser un año de transición, tuvo razón. Se nos fueron muchos jugadores. Además, Riquelme está lesionado. El es muy importante y el equipo gira alrededor de él. Es obvio que ahora nada nos será fácil. Hoy (por ayer) fue un partido complicado, porque Colón salió muy defensivo", señaló Oscar Córdoba, arquero de Boca, en un vestuario con caras serias y preocupación.

  • Sin Serna. Debido a que fue convocado por la selección de su país para el partido con Ecuador, Boca no tendrá a Mauricio Serna para el match ante Gimnasia. Otro que podría estar ausente por el mismo motivo es Córdoba, algo que se resolverá hoy.
  • Gabriel Migliónico, delantero de Colón, expresó su deseo de volver a jugar en el partido ante Banfield, la próxima fecha, tras recuperarse de una conmoción craneoencefálica que sufrió el último sábado, en un tremendo choque con el arquero César Velázquez, de Nueva Chicago.
  • MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.