Boca juega a destiempo y se boicotea a sí mismo

Christian Leblebidjian
(0)
30 de mayo de 2009  

El despido de Carlos Ischia de Boca no debería sorprender a nadie. Lo resolvieron los mismos dirigentes que, en diciembre de 2008, confirmaron la renovación de su contrato con el resultado puesto de Tigre 1 vs. Boca 0, en la cancha de Racing. Sí, aunque perdieron, ese día los xeneizes fueron campeones luego de un semestre con varios contratiempos y al DT le renovaron el vínculo y la "confianza" por una temporada más. Fue una forma de decir. Hoy, cinco meses después, aquella confianza se transformó en broncas, enojos, replanteos, despidos.

¿Qué pasó en el medio? Boca sufre el peor arranque de un torneo corto (está 17°, a tres unidades de los últimos, Arsenal y Argentinos) y padeció la peor eliminación en la Copa Libertadores desde 2000. Aunque el equipo juega mal hace rato y nunca logró (más allá de las lesiones) que la estructura rescate a las individualidades, la mayoría en niveles bajos. Ischia tuvo varios avisos para corregir el funcionamiento, pero la evolución nunca se vio y hasta el vestuario –desangrado por la interna Riquelme vs. Palermo– se le fue de control. Los dos títulos (Recopa y Apertura 08) y la promoción de juveniles quedaron muy lejanas.

Todo parece indicar que el nuevo DT será Alfio Basile (incluso, distanciado del PF Dibos, aceptaría seguir trabajando con Alfano), aunque más allá de eso, la entidad de la Ribera primero deberá replantearse objetivos y no ir más rápido de lo que marca el propio calendario.

Boca no sólo juega a destiempo en el campo de juego. En las oficinas también. Los mismos dirigentes que fueron a buscar a Carlos Bianchi como manager ahora lo presionan para que sea entrenador. Los mismos que decían: "El contrato de Bianchi se paga solo", ahora afirman por lo bajo: "Es demasiada plata por ser manager y lo necesitamos como técnico". Los mismos que aseguraban la continuidad de Palermo diciendo que "forma parte de la historia del club" ahora comentan que "seguirá formando parte de ella si acepta bajar sus pretensiones económicas". En lugar de hacerles frente a los problemas con coherencia, pegan volantazos.

En diciembre de 2008 los dirigentes le renovaron el vínculo a Ischia y contrataron a Bianchi como manager. Ahora, cinco meses después, acaban de despedir a Ischia y buscan convencer al Virrey para que asuma como DT, algo que no sucederá. ¿Y los proyectos a largo plazo? ¿Tanto piensan que se equivocaron en los roles predeterminados? Si Boca piensa que la firma de un contrato y el convencimiento de una decisión sólo duran cinco meses es una forma de boicotearse, de anteponer el resultado a un proyecto.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.