Boca-Libertad, Copa Libertadores. Andrada elevó la nota de su sobrio debut en la última jugada

Andrada mantuvo el arco en cero en su debút
Andrada mantuvo el arco en cero en su debút Fuente: AFP
Franco Tossi
(0)
8 de agosto de 2018  • 22:17

No era una noche ideal para estar demasiado inactivo. Si no que lo cuenten los hinchas paraguayos que sufrieron, sin cobertura, el frío y la imparable lluvia desde la tercera bandeja de la Bombonera. No obstante, el debut de Esteban Andrada bajo los tres palos del arco de Boca, en el 2-0 ante Libertad de la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores, constó básicamente en eso y, con poco trabajo, contempló tranquilo el éxito de su nuevo equipo. Siempre es bueno mantener el cero para un arquero que estrena camiseta.

La novela que protagonizó el arco de Boca llegó a su fin hace más de una semana cuando el ex hombre de Lanús acordó su arribo a la Ribera por una cifra cercana a los 5 millones de dólares. Un número que en Boca hubiesen preferido invertir por uno de los tantos arqueros de selección que se rumorearon. Lo cierto es que alguien debía llegar y ese fue el mendocino de 27 años, que le quitó rápidamente el puesto a un Agustín Rossi bajo anímica y futbolísticamente. No obstante, ahora arrancará otra historia: el análisis, partido a partido, de su rendimiento para determinar si Daniel Angelici, que buscó otro estilo y peso, concretó un buen negocio.

Lo cierto es que Libertad no hizo un buen papel en la Bombonera, en el encuentro de ida (la vuelta será el 30 de este mes en suelo guaraní), y Andrada tuvo un estreno en paz. Quizás, lo más destacado, haya sido el apoyo de la parcialidad boquense, que lo aplaudió tanto en el recibimiento como en las escasas intervenciones a las que debió acudir.

A Andrada lo tuve dos años en Lanús y sabía lo que podía dar, esa era mi ventaja cuando lo traje. Ahora Boca tiene dos arqueros de selección
Guillermo Barros Schelotto

El segundo tiempo fue su momento de mayor actividad ante el impulso de los paraguayos de buscar, al menos, un tanto que lo dejara mejor parado rumbo al segundo compromiso. Y fue en esos momentos en los que se mostró con decisión e inteligencia: en tres ocasiones en los que el rival agobió con centros, él decidió salir con puñetazos y así evitar inconvenientes con una pelota mojada y, por ende, resbaladiza ante la incesante tormenta. La gente aprobó con gritos y aplausos.

Por el mismo motivo se encargó de advertir a sus compañeros, especialmente los de la última línea, para no arriesgar en el juego con los pies, más allá de que sea un aspecto en el que se destacó en el Granate y que anoche llevó adelante correctamente. En conclusión: supo interpretar su charla con Guillermo Barros Schelotto, en la que le pidió máxima seguridad en cada aspecto.

Apenas sufrió en la última, en la que Wilson Leiva pateó desde media distancia y la estrelló contra el travesaño. Lo que pocos se dieron cuenta es que el N°1 la tocó con la punta de los dedos en la volada y evitó el descuento.

Una victoria segura y el primer arco en cero que le otorga un punto a la nueva incorporación.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.