Boca perdió la actitud del campeón y es vulnerable

Las fallas en la defensa, la ausencia de Riquelme y la falta de gol hacen sufrir al equipo de Bianchi
Las fallas en la defensa, la ausencia de Riquelme y la falta de gol hacen sufrir al equipo de Bianchi
Christian Leblebidjian
(0)
28 de agosto de 2001  

Boca se está reacomodando y sufre los tiempos de la adaptación en este segundo semestre. Luego de ser bicampeón de América, en el torneo Apertura y en la Copa Mercosur perdió la actitud, es vulnerable y los resultados no acompañan: suma dos empates y dos derrotas. La caída ante San Lorenzo por 1 a 0 dejó al DT Carlos Bianchi preocupado porque es el peor arranque de una temporada desde que está en Boca. Encima, el equipo no muestra respuestas.

En el choque de mañana con Colón, en la Bombonera, por la 3a fecha del certamen, debe superar otro escollo: triunfar como local. Boca no lo consigue desde el 30 de mayo de este año, cuando goleó a Vasco da Gama por 3 a 0 en la Copa Libertadores. Pasaron 90 días desde aquella noche exitosa. Y si sólo hablamos de los torneos locales, los xeneizes no ganan en su cancha desde hace 100 días, cuando derrotaron a Los Andes por 1 a 0, el 20 de mayo de este año.

Boca necesita reaccionar. Es la sexta vez en la historia que los xeneizes comienzan con dos traspiés un torneo.

"Estos partidos los tomamos como entrenamientos para la Copa Europeo-Sudamericana que vamos a jugar en noviembre con Bayern Munich", bromeó Antonio Rattin, un referente de Boca.

Ya serio, el ex futbolista aportó su visión del equipo. "Boca vendió y no repuso a los que se fueron con jugadores del mimso nivel. Un puesto lo tapás, pero cuatro no podés. La culpa no es de Bianchi sino de los dirigentes que no traen jugadores de primer nivel, aunque reconozco que no es fácil conseguir la plata".

El bajón de Boca se puede explicar en varias puntos:

1- La ausencia de Riquelme. No sólo el volante sufre por su tendinitis en la rodilla izquierda, sino todo Boca. Ni Walter Gaitán ni Omar Pérez lo hicieron olvidar; mostraron condiciones, pero fueron muy irregulares. Rattin dijo: "Riquelme no está y se siente; con él vamos a mejorar, aunque Boca no debe ser Riquelme-dependiente ".

2- El mal de la defensa . Jorge Martínez, Rolando Schiavi, Nicolás Burdisso y Jorginho no consiguen ese engranaje que sí era propiedad de Ibarra, Bermúdez y Matellán con varios partidos encima. Se espera que con el transcurso de los cotejos se entiendan mejor. A Boca le hicieron cuatro goles en dos partidos y si no estaba Córdoba, la diferencia ante el Ciclón hubiera sido mayor.

3- Sin gol ni puntos de referencia. Guillermo Barros Schelotto y Delgado se entendieron bien en la última Copa Libertadores, pero perdieron la brújula y juegan demasiado lejos del área. "El Mellizo y el Chelo son grandes jugadores, pero ninguno es goleador; falta un 9", pide Rattin. Ernesto Mastrángelo, campeón del mundo en 1978 con la azul y oro, agregó: "Boca vendió el gol (por Palermo) y es difícil reemplazarlo".

A Bianchi le preocupan los tres puntos: "La defensa comete errores, pero en ataque también tenemos fallas. Hay que equivocarse menos", comentó el DT tras el partido con San Lorenzo.

4-Una cuestión mental. Antes, Boca se podía presentar en inferioridad en un partido, pero no perdía porque poseía una mentalidad ganadora. Hoy no la tiene, especialmente después de que varios jugadores hablaron de "ciclos cumplidos".

"Hay que armarse de paciencia -expresó Mastrángelo-. Cuando se sale campeón de todo, se tarda 10 años en volver a acomodar las piezas. Nosotros, con el Toto Lorenzo veníamos de ser campeones del mundo en 1978 y un hincha que nos fue a recibir lo primero que nos dijo fue: miren que esto es Boca y el domingo hay que ganar..."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.