Boca-River: seis cuadras de cola para comprar plateas para el superclásico