Bochini, disconforme con Clausen, se alejó como DT

"Cada uno tiene diferentes maneras de pensar", dijo; ahora, volvería con los juveniles
"Cada uno tiene diferentes maneras de pensar", dijo; ahora, volvería con los juveniles
(0)
29 de enero de 2002  

Independiente se alborotó en cuestión de minutos. Ricardo Bochini sacudió el ambiente sin previo aviso: ayer, cuando nada presagiaba semejante desenlace, renunció a la dirección técnica del conjunto de Avellaneda. El intempestivo adiós lo justificó a partir de las desavenencias futbolísticas con su colega, Néstor Clausen.

La práctica comenzó temprano en el predio de Villa Dominico. Poco antes de las 9, Bochini se reunió con Clausen, agrupó al plantel y les comunicó su irrevocable determinación. "En la pretemporada pasaron algunas cosas con las que no estaba de acuerdo; integrar una pareja técnica es muy difícil porque cada uno tiene diferentes maneras de pensar", explicó Bochini, que había dirigido el equipo en la temporada 91/92, junto con Carlos Fren.

Y dio otros argumentos: "Nunca tuve problemas con los dirigentes ni con los jugadores. Con Clausen tampoco, pero decidí que era mejor que uno solo tome las decisiones porque no compartíamos la misma idea. Sobrellevamos las diferencias en el verano y conseguimos resultados aceptables, pero yo pienso más allá; se avecina un campeonato muy complicado".

Bochini profundizó las divergencias y hasta ejemplificó la situación. "Opinamos distinto en la formación del equipo y en la forma de jugar. A mí me gustaba juntar a Prieto y a Guiñazú; Clausen prefería a Eluchans, que tiene más marca, como carrilero. Ese era un caso, aunque había más..."

El asombro capturó a la mayoría. Sobre todo, porque en diciembre último, cuando ya las versiones hablaban de una relación tirante entre los DT, la comisión directiva le ofreció a Bochini el cargo de manager; él no aceptó e insistió en su proyecto como entrenador.

Fernando Sciaccaluga, vicepresidente segundo, comentó: "Hay que conversar con él para conocer en profundidad los motivos de su renuncia. Antes de la pretemporada quisimos preservarlo de la función de técnico, pero él no quiso".

"Es una sorpresa tremenda. La verdad, no lo entiendo. Ahora nos reuniremos y resolveremos los pasos por seguir", dijo Carlos Bandrés, secretario deportivo.

¿El futuro? Bochini desea continuar en Independiente: "La gente me quiere; vamos a ver qué pasa con los directivos, pero a mí me gustaría trabajar otra vez con las divisiones inferiores". Nadie lo confirmó, pero la dimisión generó bastante malestar entre las autoridades. Y el eventual regreso con los juveniles quedaría supeditado a la consideración de Alberto Tardivo, director general.

La otra campana

Tras la práctica en Villa Dominico, Néstor Clausen optó por el silencio. Horas después, soltó unas pocas palabras. "El Bocha nunca me habló sobre su disconformidad, pero no quiero polémicas; es el momento de hablar menos y de trabajar más", dijo el DT, en Radio Rivadavia.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.