Bolivia, un rival débil para el segundo paso