Opinión. Borghi, el eslabón perdido del 86