Borré, la contrafigura de Boca-River: soltó a Benedetto en el gol y se perderá la segunda final por tres amarillas

Fuente: Reuters
Sebastián Torok
(0)
11 de noviembre de 2018  • 21:00

Rafael Santos Borré se ganó la titularidad en el ataque de River con justicia. Más allá de que Ignacio Scocco no estuvo en condiciones de jugar la primera final de la Copa Libertadores por una lesión, el delantero colombiano le quitó, hace tiempo, el lugar al exhombre de Newell’s por su actitud, pimienta, velocidad y poder de fuego. Por ello, nadie discutió que Borré acompañara a Lucas Pratto en el ataque millonario. Sin embargo, el jugador nacido en Barranquilla hace 23 años fue la "contrafigura" del superclásico disputado en la Bombonera.

Primero, le faltó puntería a los 15 minutos del primer tiempo. Boca seguía dormido en la última línea y el arquero xeneize, Agustín Rossi , salvó la caída de su arco ante un cabezazo de Borré después de un centro de Milton Casco. Más allá de la excelente reacción de Rossi, el golpe de cabeza del colombiano, casi pisando el área chica, no fue firme. Tuvo una oportunidad sensacional que no pudo concretar.

Claro que a los 46 minutos del primer tiempo llegó una acción que perjudicó a River y en la que Borré tuvo una responsabilidad directa. Fue en el gol de Darío Benedetto , que le ganó en el área tras un centro frontal de Sebastián Villa y anotó el segundo gol boquense. La marca de Borré fue muy floja y, prácticamente, dejó cabecear a Benedetto con mucha libertad, más allá de la aletargada reacción de Franco Armani .

Borré no ahorró energía durante el segundo tiempo, pero careció de claridad para asociarse con sus compañeros y generar peligro en la última línea de Boca. Y como si fuera poco, faltando 15 minutos para el final del partido, le cometió una infracción a Carlos Tevez (había reemplazado a Sebastián Villa) y el árbitro chileno Roberto Tobar lo amonestó: de esa manera, el colombiano alcanzó el límite de tres tarjetas amarillas y se perderá la segunda final, ya que deberá cumplir una fecha de suspensión.

Está claro que si alguno de los dos atacantes de River que estuvieron en el banco de suplentes en la Bombonera, Julián Álvarez (un juvenil de 18 años con pocos minutos en primera división) o Rodrigo Mora (en malas condiciones futbolísticas), fueran confiables para el cuerpo técnico millonario, Borré hubiera sido reemplazado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.