Brasil ganó, pero se fue abucheado del Morumbí